face
.
   

Sospecha de infidelidad…

Sospecha de infidelidad…

Sospecha de infidelidad...

(1)

Catherina no pasó la noche en la iglesia como era de costumbre, se quedó esperando a George que había tardado más de lo normal, en cuanto llegó le recibió en la puerta, y le preguntó por su retraso, cuando la vio se acordó de su relación con Tom y de cómo le había mentido sobre la llamada, pero prefirió no preguntarle hasta otro momento.

• Fui a ver al camarero de quién te había hablado, hemos cenado juntos.

• ¿Y cómo fue el encuentro? ¿Sigues teniendo la misma opinión de él?

• Fue excelente, él es estudiante de teología, pero habla de una manera sencilla, fácil, y convincente,…

• ¡Para…para! ¡Qué alabanza! parece que estás muy impresionado con él, jaja, esto es muy normal, pues quien estudia teología debe de ser así, y ¿qué te dijo?

• Hablaba como el anciano con el que me encontré cuando quise suicidarme, ¿te acuerdas?

• Sí.

• Y también como el ateo, el médico Tom, ¿no ves que es sorprendente que un virtuoso hable como un ateo?

• Veo que criticas al médico por ser ateo, yo no he notado nada a pesar de que había hablado con él.

• ¿Te refieres a la cita en la clínica cuando fuimos juntos o hubo otro encuentro?

• ¡George! Sí, la cita en la clínica. Le había dicho que me dedicaba a la iglesia y a la teología, y no me criticó, al contrario, estaba impresionado.

• Él se siente orgulloso de ser ateo, lo puedes comprobar mirando su página de Facebook… -Le miró fijamente y continuó: Sospecho que tenga algún propósito detrás de su tolerancia a tu dedicación a la religión.

• ¿Qué quieres decir?

• Nada… nada, es una simple idea que me pasó por la cabeza, lo importante es que me voy a la India, ¿qué te parece?

• Excelente, ¿cuándo?

• Dentro de diez días.

• Sabes que soy de origen hindú, de Delhi específicamente... La India es el país de las maravillas, George, te hará olvidar todos tus problemas, sentirás relajación seguro, pero, y ¿la cita con el médico?

• Tengo cita el lunes que viene y aplazaré la siguiente.

• Bien.

(2)

Desde que George descubrió la relación de Tom con Catherina, estuvo preocupado pero intentaba parecer tranquilo y fingía ignorar; hasta el miércoles por la mañana cuando se apoderó de él la idea de sorprenderlos en la cita a las ocho de la tarde como había escuchado en aquella llamada, entonces llamó a la clínica y pidió a Brad que le cambiara su cita para ese dia por la tarde, si fuera posible.

• Hoy no es posible.

• ¿Por qué?

• Jaja, porque el médico tiene una cita muy importante a las ocho.

• ¿Es tan importante?

• Tal vez, pero no puedo adelantar la cita. Después soltó una carcajada.

• Llegaré a la clínica a las siete y media, y si el paciente tarda en llegar a su cita de las ocho entraré en su lugar.

• Jaja, te digo que no es posible, además la cita no es en la clínica… -Y con algo de ironía, continuó-: Parece que estás muy interesado en esa hora especialmente, y entiendo lo que quieres, de todos modos puedes venir y te diré todo lo quieras saber y te resolveré todas tus dudas. -Carcajeó fuerte y dijo-: Te espero, no tardes.

George terminó su trabajo y salió a toda prisa para encontrarse con Adam, pero estaba preocupado por el tema de Tom y Catherina, y sintió necesidad de consultar a Adam sobre ese tema. Paró su coche delante de la cafetería, y se quedó hasta que acabó su turno. Se preguntaba por el motivo de la confianza que sentía con él. Le conoció hace poco y estaba dispuesto a consultar con él sus problemas personales.
Adam observó el coche de George, y se cambió rápidamente su uniforme de trabajo y salió sin tardar. Cuando George le vio le pidió que subiera al coche para llevarle a su casa. Adam aceptó encantado.

• Adam… ¿has desconfiado alguna vez de la persona más cercana a ti?

• No, nunca, pero creo que sería muy duro.

• ¿Estás casado?

• No.

• ¿Y qué relación tienes con el otro sexo?

• No tengo ninguna relación sentimental. ¿A dónde quieres llegar?

• ¿Te había dicho que mi médico le falta moral?

• Sí.

• ¿Y te había dicho que mi esposa bebía y participaba en veladas sospechosas, a pesar de ser religiosa?

• Sí.

• Ains, sospecho que hay algo inmoral entre el médico y mi esposa, ¿crees que me estoy obsesionando?

Adam guardó silencio durante unos instantes, estaba examinando las rasgos deprimidos de George, luego dijo:

• No sé qué decir, respeto tu sentimiento… pero lo normal es pensar bien de la gente, mientras que no estés seguro, no te precipites en acusar a la gente de esta manera.

• ¡Tiene cita con él hoy!

• ¿Estás seguro? además me dijiste que ella sale y bebe a menudo, ¿qué diferencia hay si es con Tom o con otro hombre?

• Tom tiene relaciones sospechosas con sus pacientes, y no tiene moral, y la manera de Catherina de salir y velar fuera también es sospechosa, ella ocultó su relación con él deliberadamente, y... Brad hablaba de una manera muy rara.

• ¿Quién es Brad?

• El secretario de Tom, no es un hombre fiable, e insinúa cosas molestas.

• Son las seis de la tarde, ¿qué tal si llamas a Catherina y la invitas a cenar en un restaurante lujoso?

• Lo voy a intentar.

George llamó a Catherina, e intentó parecer lo más tranquilo posible, y le propuso la idea de Adam y trató de seducirla con el restaurante lujoso, y una velada estupenda, pero ella se disculpó una y otra vez y pidió posponer su invitación a otro día, porque no podía faltar a la fiesta de la iglesia”.

• ¿Has visto? Se niega alegando la ceremonia de la iglesia.

• Es una ceremonia religiosa, ¿por qué sospechas entonces?

• Es vergonzoso que las ceremonias escandalosas de la iglesia, sean así de sospechosas.

• Quizás, ¡no lo sé!

George llegó a la casa de Adam, y le agradeció por su apoyo y su gentileza…

• No sé por qué te molesto con mis asuntos personales, te pido disculpas.

• No hay de qué, me hubiera gustado poder ayudar,… sólo quiero decirte algo: ten cuidado con ese Brad, y permitas que te manipule, pues somos más débiles cuando estamos confusos e inseguros.

• Estoy muy cansado, y debo encontrar una solución antes de las ocho, me retiro, con tu permiso.

(3)

El teléfono de George sonó... era Brad. George no estaba en condiciones para aguantar insinuaciones exasperantes, pero la insistencia de la llamada le llevó a contestar y ver lo que quería.

• Hola... ¿dónde estás? Te estoy esperando, ¡Tom se fue a su cita importante!

• ¿A dónde?

• A su cita, ¿qué quieres saber?

• ¡Estoy cansado!

• Jajaja ven, que tengo la solución a tu problema.

• ¿Tienes la solución? Vale, voy enseguida.

George llegó a la clínica, y encontró a Brad esperándole, entonces le preguntó con un tono violento.

• ¿Dónde está Tom?

• Salió hace un rato.

• ¿Con quién?

• Tú lo sabes, pasa, vamos a sentarnos en el despacho de Tom.

• Yo no sé nada, ¿qué quieres de mí?

• Tom salió con Catherina.

• ¿Y qué me garantiza que no estás mintiendo?

• ¡Yo no miento!

George bajó la cabeza pensando sin saber qué hacer, luego de repente levantó la cabeza para fijarse en un bolso pequeño sobre la mesa, se parecía mucho al bolso de Catherina, entonces gritó :

• ¿Qué es eso?

• Jaja, ¿será posible que Catherina haya olvidado su bolso? esta es la prueba de lo que estaba diciendo.

• ¿Dónde han ido?

• Tienen una fiesta… creo que en la iglesia.

• Pero Tom es ateo...

• ¿Por qué no fuiste con ellos? o ¿tendrán algo especial que no pueda ocurrir en tu presencia? Carcajeó muy fuerte y continuó: Querido sé muy bien lo difícil que lo estás pasando, tengo lo que te ayuda a liberarte de este estrés.

• ¿Y qué es?

• Una cápsula de felicidad, puede que conozcas los peligros de la heroína, pero estoy seguro que no sabías la gran felicidad que aporta, una única cápsula te proporciona la felicidad que buscas, ¿la quieres?

• ¡Una sola!

Brad percibió la rendición y sumisión de George, entonces le pidió que esperase un momento para traerle la capsula de la felicidad y le prometió que no tardaría. George estaba entonces bajo un estrés muy agudo, y en cuanto Brad salió sintió un vacío muy grande. Sacó su teléfono y miró en las últimas llamadas realizadas, vio el número de Brad, Adam y Catherina, entonces enseguida llamó a Adam

• Hola, George.

• He comprobado lo que te comentaba.

• Tomé las cosas con calma, aunque estés seguro de que han salido juntos, ¿sería esto una prueba de que te está siendo infiel?

• Adam estoy muy cansado, y Brad fue a buscarme algo que puede relajar mis nervios.

• ¿Qué es lo que va relajarte y tranquilizarte?

• ¡Me dijo que era una única cápsula de felicidad!

• ¡Drogas! ¿Estás loco? No te había dicho que era muy fácil manipularnos cuando estamos confundidos e inseguros, ¿qué te pasa? ¡Esto es una huida! ¿Crees que vas a lograr la felicidad huyendo? ¡Por favor, ven a verme enseguida!...

• Me siento frustrado, y éste no llega aún, vale... está bien.

George llegó a casa de Adam, estaba en un estado deplorable, Adam le recibió y le invitó a entrar... la casa de Adam era pequeña pero ordenada y sencilla. George se sentó en un sofa mientras Adam le preparaba el té, entonces se sintió más relajado al tomarlo.

• ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué tal si practicamos deporte juntos?

• ¡Deporte! ¿Ahora?

• Normalmente camino o corro de tres a cinco kilómetros diariamente y hoy todavía no lo he hecho, vamos, cerca de mi casa hay un lugar adecuado.

• ¡Está bien…vale!

Adam se dirigió a George mientras caminaban, y empezó a hablarle sobre los beneficios del deporte, y de cómo mejora el estado emocional, y se sorprendió de las lágrimas que se le escapaban.

• ¿Crees que el deporte puede proporcionar la felicidad a una persona deprimida como yo? ¿Practicando deporte mientras su esposa esta en los brazos de otro?

• El deporte mejora el estado emocional, pero no seremos felices con sólo practicarlo, la felicidad sale de nuestro interior, y únicamente de nuestro interior, y ¡sobretodo nunca de las drogas y los embriagantes!

• ¡Estaba muy débil y Brad quiso aprovecharse!

• No debemos dar la oportunidad a los criminales para aprovecharse de nuestros momentos de debilidad.

• Pero me siento muy alicaído por dentro, ando contigo y mi alma se está muriendo en cada instante.

• Y antes, ¿qué hacías cuando sentías tristeza y ansiedad?

• Recuerdo que tomaba una pastilla tranquilizante que me prescribió un médico antiguo… pero me hacía dormir.

• Pastilla tranquilizante de un médico especializado y no de un criminal, ¿todavía tienes esas pastillas?

• Sí, están en el coche.

• Regresemos a casa y toma una ahora.

• Iré a casa y la tomaré.

• Tómala y duerme en mi casa

• ¡Duermo en tu casa sin saber dónde está Catherina!

• No permitas que tus dudas la juzguen, puede que esté con él para invitarle al cristianismo.

• Puede ser, ojalá pudiera asegurarme, me liberaría de esta confusión.

George durmió profundamente después de tomar la pastilla… y se despertó a las diez de la mañana, y encontró que Adam había preparado el desayuno.

• Buenos días, el desayuno está preparado

• ¿Qué hora es?

• Son las diez

• Lo siento, te he retrasado de tu trabajo, y me he retrasado del mío.

• No te preocupes, he pedido el día libre, y tú eres el vicepresidente no te va perjudicar un día de retraso.

George desayunó con Adam y le agradeció por su gentileza, pues se sentía mejor y más relajado.

• Bien, debes tranquilizarte más, la agitación y los cambios bruscos, a menudo significan la ausencia de la felicidad por dentro.

• ¿Qué quieres decir?

• Si resuelves tus preguntas principales manejarías mejor tus problemas, y estarías más fuerte para afrontar las presiones.

• ¿Quieres decir que el tema de Catherina no es muy importante?

• No, lo que quiero decir es que la felicidad interior disipa las dudas y resuelve las partículas pequeñas de nuestros problemas, por eso hay que concentrarse en llegar a la felicidad, a través de las respuestas a tus interrogantes y verás cómo se reformulará la vida completamente y como cambiará tu visión sobre ella.

• Te lo prometo, a pesar de que siento que hay algo que no entiendo en lo que dices.

• Está claro: concéntrate en tu asunto más importante con profundidad y sin complicaciones, y verás que la felicidad afluirá de tu espíritu, y entonces podrás resolver todos tus problemas.

• Tal vez… gracias por todo, voy al trabajo ahora, también tengo una cita con el médico hoy.

• Intenta actuar de una manera natural con Catherina, pues pronto te vas de viaje a la India, y a la vuelta sabrás actuar adecuadamente. Asegúrate de tomarlo todo con calma y sin complicación y con felicidad y no con ansiedad.

• Lo intentaré.

(4)

George fue a la cita del médico en su hora, y cuando entró Brad le recibió con una Mirada siniestra…

• ¿A dónde te huiste ayer?

• No hui, tenía trabajo.

• ¿Y por qué no me esperaste?

• Odio las drogas, y odio huir de mis problemas.

• Mmm… bien, y ¿has afrontado tus problemas?

• Tengo cita con Tom, ¿está aquí o me voy?

• Jaja… está, estoy seguro que necesitarás la pastilla de la felicidad, y volverás a buscarla algún día. Pasa el médico te está esperando, ¡pues deseoso de recibir al esposo de Catherina!

George entró con Tom y le encontró cansado y con mala cara. Le saludó y le ofreció el té, y se disculpó por su estado de cansancio que fue por la velada de anoche hasta una hora tardía… a George le extrañó como un médico velaba hasta tan tarde, pero Tom cambió el tema de la conversación rápidamente y con indiferencia. Después pregunto a George suponiendo que no había encontrado la respuesta:

• ¿Has encontrado respuesta a tus preguntas primordiales?

• Sí y no.

• ¿Cómo? Explícate.

• Tengo una respuesta muy convincente, pero no está completa.

• Adelante, ¿de dónde sacamos la respuesta?

• La respuesta está en creer en la sencillez de las preguntas y no en su complejidad, y entonces aparecerán las respuestas directamente y de una manera muy sencilla.

• La filosofía se basa en la complicación de las cosas, para mostrar nuestra inteligencia y nuestra profundidad de pensamiento, y no en la sencillez.

• Pero la sencillez es más profunda, y dado que responde con profundidad ¿no sería prevalente?

• Creo que empiezas a filosofar en el tema… -y con un tono desafiante dijo simplifica la pregunta como quieras, ¿de dónde traemos la respuesta?

• He buscado en lo que hay, y he visto que no se puede encontrar ni en las cosas inertes ni en los animales... ¿qué queda entonces?

• ¡Jaja, las personas!

George le miró a los ojos de y dijo con firmeza:

• Correcto, de las personas, o de su Dios y su Creador.

• ¡No creo en la existencia del Dios de las personas!

• ¿Entonces cómo se hicieron las criaturas?

• No quiero molestarme con estas preguntas. Digamos que pura coincidencia, digamos se crearon solas. ¡Digamos cualquier otra cosa!

• ¡Esto es una huida de las preguntas, y no un método de filosofía, señor filósofo! Todas las propuestas que nombraste no son lógicas, pues no puede algo crearse a sí mismo, y la coincidencia no puede ser tan perfecta y tan precisa y no tengo nada más… -se levantó de su asiento y continuó-: voy a seguir tu método y veremos a dónde llegaremos, no debemos acallar a las preguntas hasta que no nos lleven a las respuestas aunque no estuviésemos convencidos al principio.

• No has respondido a mi pregunta… ¿de dónde sacamos las respuestas?

• De quien creó a las personas, Él les conoce mejor.

Tom bajó la cabeza un largo tiempo pensando luego levantó la cabeza y dijo:

• Me gusta como hablas aunque no estoy de acuerdo con lo que dices, por eso no voy a discutir contigo, pero voy a seguir preguntándote, y te preguntaré cosas que demostrarán que lo que dices es falso. Supongamos que lo que dices fuera correcto… este Dios que va a respondernos, ¿es Buda? ¿El Sol? o ¿el Mesías o el Espíritu santo? O... pues los dioses de las personas son variados y diferentes, ¿cómo sabes cuál es el dios verdadero de entre ellos? ¿No sabes que las religiones son muy numerosas?

• Sí, más de 10000 religiones y el cristianismo que es una sola religión que tiene 33830 sectas diferentes.

• Estoy ante una conversación rica con una persona culta, consideraré que la respuesta es correcta, y seguimos: ¿qué es lo que garantiza la veracidad de la respuesta?

• Sencillamente: que sea sencilla, fácil y sin complicación. Que nos traiga felicidad y que no se confronte con la mente y la lógica y no se contradiga con la ciencia ni con su esencia y que cubra todos los aspectos de nuestra vida.

• Respuesta sencilla, profunda y correcta… ¿quieres decir que cualquier respuesta, aunque parezca correcta, pero nos hace felices o difiere de la lógica y de la razón, o es compleja, o no cubre todos los aspectos de la vida del hombre, no debemos aceptarla?

• ¡Sí… naturalmente!

• Estupendo, si las hay, yo estoy contigo. -Sonrió y dijo te voy a poner preguntas nuevas que nos demostrarán la veracidad de nuestra respuesta y la de nuestro camino o de su equivocación… -Sonrió y dijoa pesar de que estoy de acuerdo contigo en que los fundamentos de los ateos están decayendo, sigo creyendo que Dios no existe… de todos modos, vamos a seguir un camino que sabemos hacia donde nos va a llevar, y mi pregunta para ti es: ¿quién es el Dios que te va proporcionar la respuesta y según qué religión?

• Simplifiquemos el asunto: hay dos masas o grupos de religiones y teologías: religiones celestiales y otras terrenales, ¿sobre cuáles tengo que preguntar?

• Tienes razón… las religiones son numerosas, y hace falta simplificar según la clasificación más global, no he pensado en eso, tú vas a viajar a la India, pues vamos a cambiar la pregunta: ¿qué religiones son mejores? ¿Las celestiales o las terrenales? Y no entraremos en los detalles según la respuesta que traigas dentro de dos semanas, y creo que vas a ver en la India tantas religiones que acabarás como yo en el ateísmo y renunciando a todas ellas.

• ¡Viajaré a la India! y ¿cómo lo has sabido?

Tom tartamudeó nervioso, e intentó encontrar una salida pero no lo consiguió.

• Lo supe de… lo supe de Catherina... la vi por casualidad en la iglesia.

• Qué bueno que vaya un ateo a la iglesia, ¡uno que no cree ni en Dios ni en el Señor!

• Fui para estudiar la naturaleza y la psicología de los religiosos, no para la adoración de ningún Dios.

• Mmm, y ¿cómo has visto el estado psicológico de Catherina?

• Una mujer inteligente, virtuosa, el encanto de oriente está claro en su espíritu, mente y en sus rasgos.

• ¡Parece que te gusta!

• La verdad es que me gusta su religiosidad y su certeza, te felicito, pues ella te quiere mucho...

• Un ateo que le gusta la religiosidad, ¿no es extraño?

• Quizá. -Intentó cambiar de tema:¿no te has saciado de la belleza hindú y quieres viajar a la India?

• ¿No entiendo?

• No te es suficiente la belleza de Catherina, ¿quieres buscar placer en las bellas hindús y jugar con ellas?

• Déjate de esto. Yo viajo para conocer las religiones y para firmar contratos de trabajo. Adiós, nuestra cita está para dentro de dos semanas.

• De acuerdo, y estoy seguro de que odiarás todas las religiones desde que te acerques a ellas, te deseo un viaje placentero y provechoso.

(5)

Catherina recibió a George en la puerta muy entusiasmada, pero éste le respondió con frialdad e incomodidad…. entonces intentó ser cariñosa con él:

• Estaba preocupada por ti, ¿dónde estabas anoche? ¿No has dormido en casa?

• ¿Acaso te importa si duermo en casa o fuera, si tú volviste muy tarde anoche.

• Sí, nos hemos quedado hasta muy tarde en la iglesia, pues la fiesta era muy importante y fue fascinante.

• Fascinante por su presencia seguramente.

• ¿La presencia de quién?

• ¿Quién estaba contigo en la fiesta?

• Mucha gente, muchísima.

• ¿Quién de los que conozco estaban ahí?

• George, ¿acaso me estás interrogando? Aun así te voy a responder: el Padre Morris , Sally Peter y Hilary Simpson, y …

• ¡Y Tom el guapo!

• ¡Sí... el médico Tom estaba también, vino para aumentar su fe y su convicción en el Señor, y asistió a la ceremonia hasta el final!

• Muy bien… ¿¡un ateo asistiendo a misa, o disfrutando bebiendo y bailando en fiestas?!

• Me estás humillando a mí y a la iglesia, ¿a dónde quieres llegar? ¿Quién te dijo que él estaba en la fiesta, quiero decir en la Misa?

• No, no te estoy humillando ni humillado a la iglesia, él me dijo que había disfrutado con velar con la magnífica Catherina, ¡Tom quien quiere aumentar su fe fue él quien me aconsejó viajar para disfrutar de la belleza de las mujeres indias, y pasarlo bien con ellas!

• ¡Él te dijo eso!

• Sí, y ¿qué hay de extraño en ello?

• ¡Nada! Pero…

• Estoy cansado, y quiero dormir, con tu permiso me voy al dormitorio

Por la mañana temprano, George salió a su trabajo, y encontró a Cakh esperándole…

• Alégrame, ¿qué has decidido al final, George?

• Iré a la India este fin de semana, si concluimos los asuntos del trabajo pendiente que nos quedan, yo he organizado los míos.

• Estupendo, necesitamos reunirnos unas largas horas, para estudiar los detalles de los contratos, y también como tratar con la gente ahí.

• Dentro de una hora estaré contigo para empezar una reunión de tres horas, y mañana otra igual.

Cakh estaba muy interesado en los detalles del beneficio financiero que va a ganar con este acuerdo, por eso insistió en conocer la psicología de todas las personas con las que George iba a tratar, y no se saltó ningún detalle.

• ¿Tienes alguna duda más?

• No, parece que está todo claro, aunque creo que las alianzas deben de estar basadas en los beneficios morales y espirituales además de financieros, para que sean más fuertes y más duraderas

• El beneficio consiste en ganar lo máximo que puedas con los mínimos gastos… -Sonrió, y continuóLos beneficios materiales para mí, y para ti los morales y espirituales.

• ¡De acuerdo!

• He olvidado decirte lo de la sorpresa.

• ¿Qué sorpresa?

• ¿No te dije que tenía una sorpresa para ti que te va hacer olvidar tus interrogantes y tu médico también?

• ¿Y qué es?

• Prueba el placer indio.

• ¿A qué placer te refieres?

• ¡Qué estúpido que eres a veces! prueba las chicas indias, y te responderán a todos tus interrogantes… te lo organizará todo Michael, el director de la empresa de quien te he hablado… -Lanzó una carcajada burlona y continuó¿No te había dicho que era cristiano y muy religioso?

George se preguntó: ¿por qué Tom y Cakh opinan igual? ¿Será por su naturaleza materialista y atea? o ¿por la verdad que intentan evitar?... ¡cuán confusa es esta verdad! Pero estoy decidido a llegar a ella…

• Viajo el miércoles por la mañana, ¿necesitas algo más de mí?

• Buen viaje, te deseos contratos que te beneficien financieramente y no moralmente, y… ¡chicas divertidas! Saludos.

George a menudo notaba la codicia y el materialismo de su director Cakh, especialmente en las últimas reuniones, cuando discutían asuntos de su viaje a la India, y como le recomendaba explorar los posibles puntos de venta de programas allí, y concentrarse en buscar manos de obra baratas, pues la India es un mercado grande por su enorme población, y una de sus ventajas es la mano de obra barata. George escuchaba en silencio y no quiso responder a las palabras de Cakh a quien solo le importaban el dinero y el sexo, y todas sus palabras no salían de ese marco.
Cakh le informó que Michael, director de la Empresa Internacional de la Fuerza Obrera de la India, le recibiría en el aeropuerto, y le advirtió de su gran religiosidad, y añadió:

• No nos importa lo que es, siempre y cuando nos dé con sus contratos la oportunidad de cambiar y modificar… -Con una risa cínica siguióésta es la religiosidad inteligente, quien me de beneficio y disfrute, estoy dispuesto a adorarle y servirle.

Se levantaron para salir, Cakh le guiñó el ojo a George y le dijo que su último consejo: “no te pierdas la oportunidad de disfrutar de la belleza india, es una belleza poco común”. Entonces George le respondió disimulando:

• ¿A qué belleza te refieres?

• ¡La belleza de las mujeres indias y la danza oriental!

George apretó los labios con resentimiento; saludó y se retiró rápidamente.
George volvió a su casa cansado, se encontró con Catherina que le estaba esperando inusualmente, pues no salió a velar como de costumbre... le recibió con sonrisa y amor...

• Cariño llegas tarde, te estaba esperando desde hace dos horas.

• Tenía reuniones largas con Cakh por mi viaje.

• ¡Cierto! Había olvidado, no me dijiste como fue tu cita con Tom ayer.

• Le contesté con las respuestas del camarero, pues me convencieron, y se convenció él también.

• Bien…lo importante es que sigáis la marcha.

• ¡Y me dio otras preguntas!

• ¿Y cuáles son?

• Que especifique qué religión es mejor para buscar, y qué Dios y Creador es le mejor para darnos respuestas.

• La respuesta está clara: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los tres son uno, son ellos quienes crearon a los humanos, y quien dice lo contrario es un idólatra… -luego empezó a reír histéricamente-.

• Me aconsejó fijarme en las religiones cuando esté en la India y que las valore, y luego le especificase primero: ¿Cuáles son mejor: las religiones celestiales o terrenales?

• Viaja y verás en la india lo que no imaginabas ver de maravillas. Pues es el país de las maravillas, y cuando vuelvas te habrás convencido de mis palabras.

• ¿Y qué me dices del consejo de Tom de disfrutar de las chicas indias?

Catherina trató de ocultar su nerviosismo...

• No le hagas caso, cariño

• ¿Acaso dudas de mí?

Catherina sonrió y sintió que era la oportunidad de cambiar de tema… levantó la cabeza y miró a George...

• Mis raíces son indias y a pesar de ello no fui la India en los últimos veinte años, ¿podrías traerme algún recuerdo de ahí?

• Con gusto… ¿qué quieres?

• Una cruz hecha artesanalmente

• Te traeré la mejor cruz de la India, pero con una simple condición.

• Dime.

• Quiero la mejor noche hoy… vámonos al dormitorio.