face
.
   

Optimismo y espera

Optimismo y espera

Optimismo y espera

(1)

George se hundió en la lectura sobre el cristianismo, estaba concentrado en el tema de la veracidad del Nuevo y del Antiguo Testamento y lo que les ha sido añadido, sintió que evitaba este tema por su delicadez, pero había que tocarlo y con profundidad, para asegurarse de la veracidad de la Biblia, pues lo más difícil es dejar el libro sagrado en cuestión de dudas, George prosiguió la lectura hasta la hora de comer, comió mientras leía… la enfermera pasó para tomarle la fiebre, y él estaba entregado a la lectura, le dijo:

• ¡Pareces un estudiante con exámenes!

• Jajaja, soy estudiante en la escuela de la vida, y mi examen es o aprobar para ser feliz o fracasar y vivir desgraciado.

• Pareces un filosofo

• Lo importante es que apruebe en el examen.

• Aprobar en el examen de la vida es difícil, la mayoría de la gente – desgraciadamente– fallan en ello.

• ¿Y por qué?

• Porque prefieren fracasar y no aprobar.

• O es que estás filosofando, o es que estas contrariando la realidad de una manera extraña.

• Más bien estoy filosofando, me voy que tengo trabajo.

George sonrió de su manera de hablar, y de cómo empieza una filosofía muy profunda y termina sus palabras y se va rápidamente… ¿qué significa que la mayoría de la gente prefieren fracasar en el examen de la vida, es lógico esto? De todos modos ella le visita en el hospital, ya hablará con ella sobre ello cuando la vea.
Tom entró cuando George estaba entregado a la lectura…y no se dio cuenta hasta que Tom se puso a su lado y lo tocó el hombro sonriendo…

• Seguramente has conocido el cristianismo y todas sus sectas.

• ¡Tom...! ¡Hola!

• ¿Cómo estás hoy?

• Bien como ves, no esperaba verte hoy.

• Preferí venir en horario donde los más probable es que Catherina no esté.

• ¿Por qué?

• Siento el error de haberla besado, y no entiendo por qué lo hice, y presiento que no te gusta que la vea, y que no me crees en lo que digo, y no te lo reprocho.

George sonrió y dijo:

• El tema es más simple, pero por qué dijiste a Brad que amabas a Catherina y la besabas y disfrutabas con ella?

• ¿Yo le dije eso?

• Es lo que dijo tu ayudante Brad cuando vino a visitarme hoy.

• No me has creído antes, ¿cómo vas a creerme ahora? Es un sucio mentiroso.

• Estás hablando de tu ayudante de despacho, y lo dijo esta mañana y en presencia de Catherina, además, ¿no le habías dicho que iba a visitar Tora Bora? ¿No lo habrá adivinado solo?

• Oh…estoy obligado a informarte de algunos asuntos que no quería decir.

• Adelante.

• Sabía que mi ayudante o mi secretario no tenía moral, pero le toleraba porque me ayudaba a flirtear con las mujeres antes, luego créeme que he cambiado desde que empezaste a venir y no sé por qué. y me concentré en leer e investigar y debatir sobre las religiones y la felicidad que podrían proporcionar, pero eso no le gustó a Brad y me lo comentó varias veces y me amenazó con algunas fotos antiguas con algunas pacientes mías... Luego descubrí que había puesto una cámara secreta para espinar mi despacho, y así se enteraba de todo lo que digo y hago con mis pacientes, y no supe de ello hasta hace tres días y discutimos muy fuerte y le amenacé con despedirle pero me amenazó con publicar mis fotos en internet, y esto implicaría privarme de la licencia de médico. ¡Y no sé qué hacer ahora! Me crees en lo te digo, si no lo haces lo entenderé...

• Aunque parezca increíble, tengo pruebas que la apoyan.

• ¿Qué pruebas?

• En mi última cita contigo, al salir de tu despacho me Brad habló de Tora Bora, y estaba seguro de que no habías salido del despacho en un ningún momento y que él no había entrado.

• ¿Y por qué no me lo dijiste?

• Me extrañó el tema y pensé que tal vez fuera una coincidencia o lo que llaman telepatía.

• Créeme te dije toda la verdad y tú decides

La enfermera llamó a la puerta y entró rápidamente…

• Perdón por interrumpir, el médico quería hablar contigo urgentemente, está en camino.

• Qué pase, ¿qué hay?

Llegó el médico…

• Hola George, lo siento por la repentina visita pero es urgente.

• Dígame.

• Llegaron los resultados restantes hace un poco, y necesitas ser operado urgentemente, mañana a esta misma hora.

• Parece que el tema es muy grave.

• En realidad estoy obligado a decirle que sí, y por eso he venido a estas horas, tiene tiempo para pensar y firmar su consentimiento antes de las dos del medio día de mañana.

• Pensar y firmar el consentimiento.

• Debo explicarte con detalles, el virus que tienes, está atacando partes del cerebro cada vez que te sube la fiebre, y creemos que podría atacarte otra vez pasadas las ocho de la tarde de mañana, lo que significa que no te atacará antes de que empecemos la intervención, pero la probabilidad de su éxito desgraciadamente es solamente del 60%

• ¿Y en los 40% restantes?

• Habría algún defecto en algunas partes cerebrales.

• ¿Y qué significaría esto?

• Lo siento, no puedo predecirlo ahora… podría no pasar nada, y podría implicar cualquier cosa

• ¡Y ahora debo aceptar y firmar el consentimiento!

• Sí.

• Y, ¿sí no acepto la intervención?

• Firmarás un consentimiento de qué has sido informado y te has negado… aunque pienso que hacerlo sería mucho mejor para ti a pesar de que el caso es nuevo para nosotros, ¿tienes alguna otra pregunta?

• No, solo si hay otros datos interesantes sobre el tema.

• No, no hay más, de todas formas te he informado después de reunirme con el consejo de médicos y pedir sus opiniones, si tienes otra pregunta puedes decírselo a la enfermera, y contactará directamente conmigo para responderte, espero que pienses y que firme antes de las dos del mediodía.

• Me lo pensaré y consultaré y le contestaré.

• Es mejor que tome el asunto con sencillez y sin preocupación como lo hacías siempre, la vida y la muerte y la enfermedad son aspectos diferentes del espíritu humano, y debemos convivir con ello, te visitaré por la mañana a las nueve, y si tienes alguna pregunta antes díselo a la enfermera y me llamará.

• Gracias.

El medico salió y George se quedó en un silencio hasta que le interrumpió la voz de Tom

• George… la vida no tiene sentido si no estamos felices, y tampoco la muerte tiene sentido si no creemos en la resurrección y el juicio, ¡qué filosofía tan extraña de la vida y la muerte!

• Vaya, ¡qué extraña es la filosofía de la existencia! ¿Por qué hemos sido creados? ¿Y cuál es el destino?

• ¿Entonces en qué piensas?

• Pensaba en qué quería la vida o la muerte.

• No necesitas pensar, no hay quién no quiere la vida.

• Entonces, ¿por qué se suicidan? ¿Por qué el porcentaje de suicidio está cada vez más alto? ¿Acaso lo había buscado yo mismo alguna vez?

• Qué extraño que lo hicieras, el que se suicida termina su desgracia con otra desgracia pero el feliz no necesita esto para nada.

• Cuando busqué suicidarme presionaba todo y sentía una desgracia sin límites e iba a acabar mi desgracia con otra desgracia como decías.

• Y, ¿sigues estando en desgracia para pensar si prefieres la vida o la muerte?

• La verdad desde que empecé el camino de la felicidad, me siento muy feliz, y me digo a mí mismo: ¿cómo me sentiría si llegase verdaderamente a la felicidad?

• Entonces agárrate a la vida para llegar a la felicidad.

• Yo quiero vivir, pero la pregunta es: ¿la vida me quiere a mí? he visto a Mary luchando por vivir pero la muerte la abatió…

• Ten confianza en Dios y te ayudará.

• Jaja, te has convertido en confiado religioso Tom!

• Te dije que he cambiado. Créeme no me esperaba éste cambio ni me lo había planeado, y no sé cómo he cambiado, pero sinceramente he cambiado.

• A pesar de la situación en la que estoy, tengo una pregunta: ¿estás más feliz ahora o antes ¿

• Te voy a responder a la pregunta que me enviaste antes por email sobre los placeres del cuerpo y del alma, divertía a mi cuerpo con hacer sufrir a mi alma, entonces sufría también mi cuerpo!

• ¿Y ahora?

• No he llegado a la felicidad, pero no estoy tan desgraciado como antes.

• Y si estuvieras en mi lugar, ¿desearías la vida o la muerte?

• La vida sin duda alguna, tal vez si me hubieras preguntado antes te habría dicho que la muerte…pues el sufrimiento de la muerte termina con el sufrimiento de la vida.

• Me acuerdo cuando me encontré con el anciano en el camino de mi suicidio, estaba muy feliz, y disfrutaba jugando con su nieto, ojala hubiera tenido su dirección.

• Creo que lo importante ahora es que firmes el consentimiento para la intervención, pues lo médicos saben mejor que nosotros, pero sería mejor si lo consultes con Catherina primero.

• Es lo que pienso yo también... Aunque tengo que organizar mis asuntos, pues el porcentaje del fracaso es 40%.

• Debes de ser optimista amigo, y todo irá, y es bueno que uno se prepare para todas las circunstancias. Te recuperarás de tu enfermedad y llegarás a la felicidad, pero no olvides llevarme contigo... te dejo pensar, y pasaré mañana a verte, adiós.

George se quedó reflexionando sobre el sentido de la muerte, y se le vino a la mente su hija Mary, ¿qué significa morir? ¿Y qué significa vivir? ¿Es la muerte salvación de la desgracia de la vida?, ¿o es el final de la felicidad de la vida? Si es la primera pues bienvenida la muerte, y si es la segunda entonces significa que ha llegado a la felicidad y la ha experimentado. Luego sonrió burlándose de sí mismo y dijo: Creo que voy a morir filosofando una filosofía que no lleva a nada…
Le cortó el hilo de sus pensamientos el sonido del teléfono, era Adam…

• Hola

• Hola George, quise saber de ti, ¿cómo estás?

• Estoy entre la vida y la muerte, y no sé cuál está más cerca

• No entiendo, ¿cómo?

• 60% vida o 40% muerte o discapacidad.

• No entiendo nada, si estas bromeando pues no me gusta esta broma.

• Ojalá pudiera bromear, pero es la verdad… tal vez me hagan mañana una intervención quirúrgica con un porcentaje de 60% de éxito.

• Alabado sea Dios en todo caso.

• ¡Cuanto deseo verte hoy!

• Creo que no ya no puede ser, se ha terminado el horario de visitas, ¿por qué no me lo dijiste antes?

• No lo sé, ¿podrías venir mañana en el horario matinal?

• Seguro que vendré, y si pudiera vendría ahora mismo, pero te aseguro que las vidas están en manos de Dios, y no en manos de médicos aunque son muy importantes.

• No sé si estoy experimentando miedo a la muerte o no, todo lo que sé es que la muerte es una verdad enorme que te obliga a reorganizar tu vida por completo.

• No tengas miedo, y no te asustes, pues Dios es más misericordioso con nosotros que nosotros mismos.

• Créeme no sé si tengo miedo o estoy preocupado. O ¿qué me pasa? Todo lo que siento es que debo reorganizar mi vida… ¿ves cómo me burlo de mí mismo?

• ¿Qué burla?

• Cuando espero la muerte decido organizar mi vida, no era más lógico organizar mi vida cuando estaba en ella no cuando voy a salir de ella.

• Estabas intentando organizar tu vida antes, y debes organizar lo te queda, pero lo te queda solo Dios lo conoce… y yo quiero ser optimista, y odio el pesimismo.

• Estoy inseguro, ¿crees que voy a morir?

• Vivirás con el permiso de Dios, y permanecerás vivo hasta que llegues a la felicidad que estás buscando, y entonces la vida mundanal y la de después de la muerte tendrán su significado.

• Bonita expresión ‘’la vida después de la muerte’’, a lo mejor lo discutiré contigo mañana, perdona, debo cortar para llamar a Catherina para informarla.

• Sí…debes consultar a tu esposa, y lo siento si he tomado mucho de tu tiempo, que Dios te proteja, adiós.

• Cuanto te lo agradezco Adam, te espero mañana, adiós.

George terminó la llamada mientras las palabras de Adam sonaban en su cabeza, y se encontró repitiéndolas sin darse cuenta: ’’la vida está en manos de Dios y no en manos del médico’’ , ‘’Dios es más misericordioso con nosotros que nosotros mismos’’ ‘’quiero ser optimista y odio el pesimismo’’ , ‘’cuando seamos felices la vida mundanal y la de después de la muerte cobrarán sentido”,…..no entendía por qué siempre las palabras sencillas y profundas de Adam le sacudían por dentro… El secreto estaba en ellas mismas o en su sinceridad, ¿o porque estaba en un estado de perturbación que no sabía cómo controlarlo?…
Salió de sus pensamientos, y llamó a Catherina para avisarla y consultarla…

• Hola Catherina, te he echado de menos, y he estado esperándote.

• Iba a venir pero un incidente pequeño me retrasó.

• ¡No será algo grave!

• En realidad Saly tenía deberes y me pidió ayudarla.

• ¿Dónde estás ahora?

• En casa, ¿qué pasa George?

• Nada, quería consultarte sobre algo, el médico me informó de que me operarían mañana si les doy mi consentimiento.

• Mañana mismo, ¿por qué tanta prisa? Y que operación es ésta.

• Todo lo que dijo era que sería mejor si lo hacemos mañana a las ocho de la tarde.

• Mi amor... ¿qué estás diciendo? Voy a ahora mismo al hospital.

• Pienso que sería mejor si vienes mañana por la mañana.

• ¿Qué intervención es?

• Intervención en el cerebro.

• ¡En el cerebro ¡! Y es grave ¿

• Tal vez, dice el médico que es precisa aunque su porcentaje de éxito no pase del 60%, ¿qué dices?

• No lo sé, rezaré por ti toda la noche, y mañana vendré a verte con Saly y Michael.

• Te espero mi amor... adiós.

Catherina se tiró en la cama llorando, no podía imaginar la ausencia de George de su vida…y qué pasaría si la intervención fracasara… y qué pasaría si se quedara minusválido…qué y cómo...? Luego se puso a orar y pedir por él.
Mientras que George se quedó pensando en Catherina y en sus dos hijos, y se apoderó de él el problema financiero… Sonrió cuando recordó que había renovado su seguro de vida, lo que implicaría una buena suma para Catherina y sus hijos, también el contrato de trabajo que tiene le aseguraría una renta considerada, ahora que cayó enfermo estando en un misión de trabajo, y podría justificarlo, pero dudaba de que Cakh le daría algo si muriera, pues Cakh no pensaba nada más que en sí mismo… y continuó así en sus pensamientos hasta que se durmió...

(2)

George se despertó pronto, desayunó, sentía pesadez en su cabeza, y los pensamientos le estaban perturbando, pensaba aceptar la intervención pero estaba preocupado…qué tenía que hacer antes… no pudo olvidarse de Catherina y de sus hijos.
Cuando empezó el horario matinal de visitas, entró Adam a visitarle sonriendo….

• Dime, ¿cómo estás?

• Bien…no hay nada nuevo, espero al médico, y pienso que vendrá dentro de un rato, aunque no va a poder hacer nada.

• Cierto, el médico hace lo que puede, y no está en manos de ningún humano.

• ¿Entonces, en manos de quién está el asunto?

• Dios, es quien lo tiene todo en sus manos.

• ¿Quién es tu Dios, Adam?

• Mi dios es el tuyo de todos, pero déjanos de esto ahora.

• Entonces eres protestante!

• Cuando llegues a la felicidad en tu proyecto, estaré contigo.

• ¡Esto sería si viviera después de la intervención!

• Debes de ser optimista… ¡cuánto odio el pesimismo!

• La vida está basada en el pesimismo, y ¿por qué lo rechazas?

• La vida sólo está basada en el optimismo, ¡déjate de leyendas!

• De verdad... ¿No te espanta el número 13?

• Jamás, el que maneja el universo es Dios, y por cierto los chinos se alegran con el número 13, porque sus silabas coinciden con la expresión (debo vivir), y todo el asunto de la superstición es pura leyenda, y alejado del camino de Dios.

• Como eres protestante no sientes mal augurio con el día 13 aunque coincidiera con el viernes, ¿no sabías que en la historia cristiana la última reunión secreta que hizo Jesús la paz sea con él, con sus apóstoles, antes de que Judas lo traicionara y delatara su lugar, fue en un viernes y los presentes eran 13 hombres?

• No creo en las leyendas, vine para ver cómo estás, no para discutir sobre el optimismo y el pesimismo, y me gustaría que mi amigo viviera siempre optimista.

• Cómo quieres que sea optimismo y el porcentaje de la intervención es 60%.

• Dios es misericordioso y generoso, todo está en su mano, pero los médicos son solo un medio, tu optimismo te hará feliz y podrás vivir mejor, y el porcentaje de la intervención será más favorable, pero el pesimismo te hará peor, y no tendrás sino lo que Dios prescribió para ti, ¿qué te pasa George?, ¡tú no eres así!

• Te estaba examinando y quería saber lo que ibas a decir, pero yo odio las leyendas y las supersticiones, aprendo de ti el amor al optimismo… pero dime: ¿cómo podría ser optimista quien está en mi situación?

Catherina llegó con Michael y Saly, entraron a la habitación con prisa y anhelo, y se acercaron a la cama de George…

• Que te mejores George, ¿cómo estas ahora?

• Papá, ¿cómo estás? nos hemos preocupado por ti.

• Papá, ¿qué te pasa?

Adam decidió retirarse para dejar a la familia la oportunidad de quedar con su padre antes de la intervención.

• Os pido disculpas debo irme, siento la molestia.

• Oh, hola Adam... Perdona no me había fijado que estabas.

• No, no te vayas, quiero que te quedes salvo si tienes alguna prisa.

• No tengo ninguna prisa, pero no quería molestar.

• No hay ninguna molestia, nos hace feliz tu presencia.

George acercó a Michael y Saly a él y los hizo sentarse con él en el borde de la cama... Mientras les preguntaba sobre la escuela y la casa…

• Estamos bien papa, ¿cuándo vuelves a casa?

• Mamá dijo que volverías dentro de tres días, y que justo después viajaríamos a Roma.

• He comprado los billetes y el viaje será dentro de diez días.

• ¿Has comprado los billetes? ¿Cómo? No creo que mi estado de salud me lo permitiera.

• No tengas miedo, estarás bien.

• ¿Qué opinas Adam?

• Una decisión bendita y Dios la hará realizarse con su voluntad, y ésta es la respuesta a tu pregunta.

• ¿Qué pregunta?

• No me habías preguntado: ¿cómo podría ser optimista en estas circunstancias?

• Delegar los asuntos a Dios el misericordioso el generoso nos dará comodidad en nuestra vida.

• Dijo Catherina mientras aguantaba sus lágrimas: he pasado la noche llorando y rezando por ti, luego he visto que el llanto no te beneficiará para nada mientras que el rezo sí, entonces dejé de llorar y decidí comprar los billetes y por eso he tardado en venir hoy, era para confirmar la reserva, ¿qué opinas George?

• Cuan feliz me siento contigo ti Catherina, de acuerdo… Saly guapa dime: ¿te gustaría ir a Roma?

• Mucho papá y me gustaría ver la cascada de Trivi.

• ¿Y qué es la cascada de Trivi?!

• Es una cascada grande, la hemos estudiado en geografía.

• Y a mí me gustaría ver la torre de San Ángelo, es la torre que se contruyó para las cenizas de los patriarcas, y luego se transformó en museo, lo hemos visto en geografía.

• Mientras que a mí me gustaría visitar la Catedral de San Patricio.

• Parece que todo está organizado… espero que se pueda realizar.

Los niños gritaron de alegría y abrazaron a su padre… mientras que Adam se apartó de lado y se sentó en un rincón de la habitación, para permitir una reunión familiar privada que prosiguió sobre el viaje con entusiasmo y felicidad… hasta que Catherina dijo a sus hijos:

• Son las nueve y el chófer os está esperando fuera.

• Está bien…adiós papá...

• Hasta pronto queridos...

George se giró a Adam que estaba sentado solo…

• Perdona Adam, ¿no te habrás molestado?

• ¿De qué?

• De nuestro viaje a Roma, eres protestante y no católico.

• No me he molestado, al contrario te animo a que vayas y conozcas la religión cristiana y sus diferentes sectas de manera más amplia.

• ¡Qué extraño que eres ¡!

• Mientras seamos sinceros en nuestra búsqueda del camino de la felicidad, todo conocimiento o esfuerzo aclara más el camino, debemos insistir en hacerlo, ¿no te había aconsejado antes ir a la India y a Jerusalén? ¿Entonces qué ha cambiado?

• Lo que ha cambiado es que entre nosotros y los católicos hay venganza y lucha… ¿no habéis matado vosotros los protestantes a millones de católicos en la guerra de los treinta años?

• El homicidio de esta manera salvaje nadie lo admite, luego quien te dijo que soy protestante? O tal vez católico? Cuando vuelvas del viaje te lo diré.

• Parece que eres católico, coincides con Catherina en muchas cosas…conoceré más el catolicismo en mis lecturas estos días y en mi viaje, pero de momento pienso que contiene mucha idolatría extraña. Y no me gustan las iglesias con imágenes y estatuas como si fueran santuarios de idólatras.

• ¿Y te gusta el protestantismo que practica homicidios?!

• Esto me asegura que eres católico.

• No me refiero a eso, en tu búsqueda a la felicidad, busca la verdad esté donde esté, y así encontrarás a la felicidad y la paz.

Catherina volvió a la habitación después de despedirse de sus hijos…

• Perdona por mi retraso, Michael y Saly me pidieron bocadillos y zumos antes de irse con el chofer.

• Gracias Catherina por organizar este viaje, me has ayudado a olvidar los temores a la muerte que me estaba atormentando.

• Cuando el alma de la persona se alza, y se le aclaren las verdades, y conozca que la muerte existe dentro de él y que puede morir en cualquier momento, entonces se libera de las seducciones de la vida y de sus placeres, y a su mente ya no le interesarán las cosas de este mundo… y entonces la persona consciente de su existencia y de su destino se convencerá fácilmente de que está viviendo para morir y que muere para que después vivir eternamente.

• Filosofía estupenda: vivir para morir, y morir para vivir, pero el problema está en el dolor de la muerte.

• Cristo soportó el dolor por la humanidad, pues el dolor es un elemento principal en la salvación eterna, y soportar el dolor es símbolo de nuestro amor al Mesías.

• ¿Entonces para qué esta vida?

• Su utilidad es que la usamos para servir al Señor y únicamente servir al Señor.

• ¿Qué opinas Adam?

• ¿Sobre qué?

• Qué la vida debe existir solamente para servir al Señor y buscar su complacencia.

• Estoy totalmente de acuerdo... Pero servir al Señor no consiste en rezar solamente.

Catherina dijo impresionada:

• Estupendo, a menudo nos olvidamos, desgraciadamente hasta los sacerdotes, de que la vida entera es una adoración que debemos dedicar al Señor.

George exclamó con una sonrisa sarcástica:

• Queda la pregunta que se repite siempre ¿quién está adorando al Señor correctamente? y ¿quién está adorando a un ídolo o una estatua llamándola Dios?

Adam replicó con seriedad:

• Puede que sea la pregunta más importante de la historia.

• ¿Te refieres a nuestras divergencias sobre la noción de Dios?

• ¿Qué quieres decir?

• Nosotros los cristianos estamos de acuerdo en que Dios está formado por tres personas, y que la primera persona es el Padre, la segunda es el Hijo y la tercera es el Espíritu Santo, y los tres son un solo Dios, aunque hemos divergido después en la naturaleza del Hijo y del Espíritu santo

• No me refería a eso y no me pasó por la cabeza, pues yo siempre intentaba evitar pensar en eso, no entiendo como los tres son uno, y el uno es tres, iguales en la esencia, diferentes en la naturaleza y las cualidades, aun así todos son dioses.

• Esto es de los temas más difíciles en el cristianismo, y propongo discutirlo en Roma pues es un asunto complicado que no se puede explicar aquí.

• Vale, aunque no entiendo cómo puede ser que el Dios que pasamos nuestros días adorándole, no le conocemos lo suficiente, ¡sino que es difícil entenderlo! ¡Pues no veo diferencia entre nosotros y las idólatras!

• Créeme que no me estoy escabullendo, este problema lo tienen todos los cristianos dependiendo de sus credos, y por eso lo discutiremos con profundidad en Roma.

Dijo Adam sonriendo :

• Por mí estoy de acuerdo con Catherina, éste es un asunto serio, incluso el más serio de todos, y no se debería discutir rápidamente de ésta manera, y nadie en su sano juicio podría seguir una religión considerándola pagana, y una religión celestial no puede ser pagana.

• Jajaja, estoy de acuerdo con vosotros dos, oh católicos , aunque creo que todos los cristianos sienten la idolatría a veces ¡

Catherina dijo extrañada:

• ¿Eres católico, Adam?

• A veces me llama católico y otras veces me llama protestante.

• Jajaja, me ha asegurado ahora de que eres católico...

El médico entró mientras George sonreía… y se acercó a la cama sonriendo…

• Hola, estaba seguro de encontrarte feliz a pesar de lo que te dije.

• Hola, pero ¿por qué estaba seguro de ello?

• Cualquier intelectual y religioso es más sometido a la voluntad de Dios que ningún otro.

• ¿Pero quién es Dios?

• Te dije antes que eras un filósofo, soy cristiano y evito este tema porque no lo entiendo a pesar de mi gran esfuerzo que puse en ello, pero estoy seguro de la existencia de Dios el Clemente el Misericordioso el Todopoderoso, y con esto me basta.

• Pero siento que esto no me basta, ¿cómo puedo adorar a quien no conozco?

• Estás filosofando, lo importante, ¿has firmado el consentimiento?

• No, pero estoy dispuesto a firmarlo, ¿no es así Catherina?

• ¿Hay algo que pueda aumentar el porcentaje del éxito, o si hay algún otro lugar mejor para hacer la operación?

• Hay un hospital en Alemania, el mejor para hacer intervenciones, pero no puede ahora trasladarse a ningún hospital, hay que hacerla hoy, y hemos consultado el profesor especialista en Alemania y nos aseguró que estamos en lo correcto, por el tema del aumento de porcentaje de éxito no conozco nada al respeto.

• ¿Y qué nos aconsejas?

• Que firméis el consentimiento deprisa, y vamos a empezar los preparativos a las cinco, y la intervención será hoy a las ocho.

• ¿Y quién va hacerla?

• El jefe de los cirujanos el doctor Steve Mike, es un profesor especialista.

• Puede traernos los papeles a firmar, y si hay algo más que nos aconsejas hacer estaría bien.

• Nada más solo quiero que permanezcas feliz hasta la intervención, de mi experiencia demuestra que las intervenciones a las personas optimistas y positivas son más exitosas que otras.

• Bueno. Tal vez estés de acuerdo con Adam sobre el optimismo.

• Creo que todas las personas juiciosas están de acuerdo en eso incluido tú.

• Pero Catherina nos ha superado cuando hizo la reserva y los preparativos del viaje que haremos después de la intervención.

• Estupendo, no necesitarás más de una semana para la observación después de la operación, y luego podrás salir pero aconsejamos no viajar antes de pasar diez días.

• Gracias a dios, la reserva es para dentro de diez días, creo que lo he calculado bien…

• Sí, y estas lo has hecho genial… sabes George te felicito por la esposa y los amigos estupendos que tienes, los papeles te llegarán ahora para firmarlos, y empezaré con los preparativos de la intervención, que te pongas bien.

Cuando el médico salió, George se dirigió a Catherina y le dijo:

• Vamos a hacer la operación y no dispongo de mucho tiempo quería organizar alguno asuntos.

• Vale, ¿qué asuntos?

• He escrito los detalles de todos mis bienes para que no se pierdan después de mi muerte, y lo he hecho de manera que tú y mis hijos seáis los únicos beneficiarios.

• No digas eso George… vivirás y estarás muy bien.

• Perdona por interrumpir, a pesar de mi optimismo y mi seguridad de que saldrás sano y salvo, esto es muy importante, si no lo hicieras tal vez se perdería alguna parte de tus bienes, y perdona si siguieras lo que dice la iglesia quizá tu esposa pierde parte de sus derechos.

• Ya no te entiendo, ¿cómo dices eso si eres creyente practicante?

• ¿Qué hay de tus padres?

• No les veo desde hace diez años.

• Tal vez no sea el momento. Pero esto sin duda es un error

• Estoy de acuerdo contigo, y he discutido con él este tema, cuanto deseo que mis padres estuvieran vivos.

• Parece que estáis de acuerdo de estar en contra de mí hoy, os prometo que si me salvo en esta intervención, les visitaré antes de ir de viaje… parece que ésta operación va a ser una demarcación importante en mi vida.

• Y si les incluyes en tu testamento estaría bien.

• Sí, la Biblia ordena cuidar de los padres: “Dios ordenó diciendo: honra a tu padre y a tu madre”.

• Desgraciadamente los mandamientos de la Biblia se contradicen para mí, por ejemplo he leído lo que dices y también he leído: “si alguien viene a mí sin odiar a su padre y a su madre y a sus hijos y a sus hermanos y hermanas y hasta a sí mismo, no puede ser mi alumno. ’’

• En el catolicismo cuando hay contradicciones en nuestra mentes como lo que mencionaste, pasamos el tema al Papa, para decidirlo, pero los protestantes se esfuerzan y se cansan mucho,

• Quieres que regresemos al papado odioso confiscador de la mente, cercano a la idolatría, esto lo discutiremos luego, lo que nos importa ahora es que añadiré a mis padres en el testamento como me habéis aconsejado, y os haré testigos de mi testamento dentro de un rato.

• Esto es muy importante, aunque estoy seguro de que saldrás en muy buen estado si Dios quiere.

• También he renovado la póliza del seguro de vida hace un mes, y esto es una garantía para vosotros después de mi muerte.

• La única garantía es Dios, lo demás son medios solamente.

• ¿Y qué hay de la casa?….

• Es importante que escribas todo lo que quieras en el testamento, y aún más importante ahora que nos dedicamos a las súplicas y a las oraciones para que Dios te cure y apruebe la intervención, y estoy seguro de ello… Luego sonrió y dijo: no olvides que quiero un regalo de Roma

Catherina secó sus lágrimas que se le escaparon y sonrió al oir el pedido de Adam...

• Sí... lo más importante es rogar a Dios, y ¿qué regalo quieres de Roma?

• Jaja en Roma no hay esencia de perfume indio ni italiano, y no te traeré regalos católicos del vaticano.

• No quiero ni uno ni la otro, quiero dos regalos, la primera una cartera de piel lujosa y barata, y si no es barata no la quiero, la segunda una foto grande del jugador Karnavaro, pues es una leyenda italiana del fútbol.

• Cartera de piel muy lujosa y muy barata no creo que haya… jaja salvo si nos encontremos con Motiurrahman en Italia.

• El que te ha facilitado encontrarse con Motiurrahman en la India, te facilitará oto Moti’ en Italia.

• ¡Y por primera vez descubro que eres aficionado al deporte!

• Karnavaro ganó el título del mejor jugador en la copa del mundo el año pasado, la mayoría de los italianos creen que es el sucesor de la leyenda anterior Franco Parisi, a mí me gusta más practicar el deporte que mirarlo, pero éste es mi pedido.

• Si quieres una cruz del vaticano te la traeré yo, si George no te lo trae.

• Siempre estáis de acuerdo en mí contra.

• Gracias, estoy bromeando con mi amigo, os pido permiso debo irme.

En ese momento entró Tom… y vio sus risas y alegría...

• Parece que hay buenas noticias George, ¿dime qué hay?

• Nada nuevo solo que mi amigo Adam quiere un regalo de Roma, una cartera de piel italiana muy lujosa y muy barata, estábamos riéndonos de eso.

• De Roma, ¿Vas a ir a Roma para hacer la operación?

• Te presento mi amigo Adam primero, y te presento a mi médico y amigo Tom ... Haré la operación aquí hoy y dentro de diez días iremos a Roma de turistas con mi querida Catherina y mis hijos, y por eso le voy a traer esa cartera

• Qué estupendo es este espíritu optimista, ¿ha cambiado algo sobre el asunto de la operación?

• No, pero mi visión de la vida ha cambiado con el optimismo que me trajo Catherina, y que aprendí de Adam.

• ¡Cuánto necesitamos aprender el optimismo! muchas enfermedades psicológicas se cura con el optimismo, pero aprenderlo cuesta a veces.

• Quédate con Adam y te lo enseñará pues él tiene gran suma de ello.

• Entonces me encantaría ser su alumno y aprendiz.

• Sinceramente muchas de mis respuestas que digo en mis sesiones contigo las aprendí de él o de Caterina... ¿te acuerdas cuando te dije: tenemos que tomar las cosas con sencillez y sin complicación, lo he aprendido de él?

• Estupendo, este punto precisamente cambió gran parte de mi pensamiento y de mis costumbres cuando la escuché de ti, pues mi naturaleza y mis lecturas convergen hacia la complicación y no la simplificación.

• George es cortés, pues yo me reúno con él para aprender de él, soy un simple camarero y él es mi profesor y maestro.

Catherina dijo sonriendo :

• Como hablamos de cortesía, el esfuerzo de Tom es el que acabó con las interrogantes difíciles de George.

Tom exclamó extrañado:

• Perdona… sólo por saberlo, ¿van a operarte hoy?

• Aunque no lo creas... Pienso que necesitas clases de optimismo aún, y he organizado todos mis asuntos, y necesito solo media hora para escribir algunos documentos, pues la vida y la muerte están en manos de Dios.

• ¿Y cuándo va ser la operación?

• Los preparativos serán a las cinco, y la operación a las ocho.

Adam miró el reloj…

• Os pido permiso ahora, debo ir a la cafetería.

• Te estoy agradecido Adam, eres el mejor amigo.

• Un momento Adam, este es mi tarjeta, me gustaría conocerte y quedar contigo.

• Es preciso que quedéis… Adam, parece que Tom ha cambiado, ya no es como te había dicho antes.

• Es un honor conocerle, y le pido perdón yo no tengo tarjeta…

Luego sacó un papel y apuntó su nombre y su número y la dio a Tom y saludó y se fue…

• A pesar del poco de tiempo de conocer a Adam es de mis mejores amigos.

• Es un buen hombre, cuando estaba en coma y vino Cakh a visitarnos se burló de él porque es camarero, y no le dijo nada... Solamente dijo que su valor está en su espíritu, y en su interior, y no el exterior.

• Es preciso que me quede con él y le conozca…y es bueno que te hayas convencido de mi cambio George.

El teléfono de George sonó, pidió permiso de Catherina y de Tom y contestó, era Cakh su director de trabajo...

• Pareces mejor ahora, he venido a visitarte y estabas en coma, y estaba el camarero allí, ¿cómo estás ahora?

• Estoy bien, y el camarero es mi amigo, y no permito a nadie que hable mal de él.

• Jajá, te anuncio que el consejo de dirección ha decidido darte un premio, por firmar tres grandes contratos en un mes.

• Gracias a ti y a ellos, tal vez el premio sea por pagar el soborno.

• Déjate de ello, ¿cuando vuelves al trabajo? Pues no has presentado un permiso.

• No lo sé, hoy me operan, y voy a ir de viaje a Roma después, y cuando vuelva te pediré un permiso, y decidiré si sigo en el trabajo o no.

• Pareces nervioso o enfadado, no es propio de ti hablar así.

• Desgraciadamente he traicionado a mis valores y fui un instrumento de soborno para Benjamín.

• Seguramente estás nervioso por la operación, te llamaré más tarde, adiós

• Adiós.

• ¿Qué pasa mi amor ¿

• ¡Es Cakh la imagen inversa de Adam, ni moral ni educación ni principios!

• Hay mucha gente como él por culpa del materialismo exagerado, y el ateísmo y el alejamiento de la religión.

Tom dijo comentando:

• El alejamiento de Dios es el problema humano más grande, creo yo, y es la causa más grande de la ansiedad, la pérdida y las catástrofes.

• Si Caterina dijera eso lo entendería, pero si lo dice Tom, ¡esto es algo nuevo!

• Jajaja, ¿no habías dicho que estabas convencido de mi cambio? además todos los estudios científicos lo demuestran, pero la verdadera catástrofe está en los hombres de la religión.

• ¿Te refieres al papado católico?

• Entiendo lo que insinúas pero solo he venido a verte y saber de ti, con vuestro permiso, vendré mañana a visitarte.

• Gracias Tom, me ha encantado tu visita.

Cuando Tom se fue... Catherina se dirigió a George...

• ¡Verdaderamente Tom ha cambiado mucho!

• Sí, la religión cambia todo en la persona.

• Estupendo, parece que tú también has cambiado George.

• ¡Quizá!

• Voy a ir a casa a ver a los niños, y me dedicaré a la oración, y la súplica por ti, y volveré a las cinco.

• Es preciso que vuelvas, ya habré terminado los papeles para que te los lleves...

(3)

George se puso a escribir su testamento, y enumerar sus bienes, y terminó todo en una hora... Después decidió enviar un mensaje a todos sus amigos para que recen por él, y les informó de la operación, quería que las suplicas fueran de todas las religiones e ideologías, para garantizar la aceptación de las súplicas de quienes estén en lo justo y lo correcto. Mandó los mensajes, y en especial a Habib el católico y a Lyvi la judía... se dio cuenta que no tenía amigos musulmanes, luego se acordó de Motiiurrahman y le envió el mensaje, cuando recordó la India, se acordó de la budista Yutsina, pero se dijo: ¡estos idólatras son ellos quienes fabrican sus dioses, y no creo que puedan ayudar en nada, cuanto odio la idolatría!... luego apagó su ordenador.
El teléfono sonó, era un numero extraño, contestó..

• ¿Quién es?

• Hola George ¿cómo estás?

• Hola, ¿quién eres?

• Me has olvidado, soy Lyvi de Tel Aviv.

• Hola, ¿cómo me olvido de quien cuidó de mí y me enseñó? te añoro mucho Lyvi, y perdona por no conocer tu voz, no esperaba tu llamada.

• ¿Qué hay de la operación? estoy muy preocupada por ti.

• Gracias, hoy me operan, y presiento que tendrá éxito, os escribí para rezar y suplicar por mí.

• Rezaré por ti, pero lo siento, va ser según la manera judía.

• ¿Y por qué lo sientes?

• Desde tu visita estoy leyendo sobre las ideologías y las religiones buscando la felicidad, estaba esperando tus recomendaciones para llegar a la felicidad.

• Creo que estas exagerando, soy yo quien ha aprendido de ti, especialmente tú me enseñaste la franqueza conmigo mismo.. ¿Cómo está Habib?

• Esta aquí conmigo, quiere hablar contigo.

• Jaja, dile que si nos esta custodiando también por teléfono... Habib es un hombre estupendo Lyvi, intentad reforzar más vuestra amistad, pues los amigos son muy importantes en la vida.

• Jaja, hay una noticia te la dirá Habib… Rezaremos todos por ti y pediremos para que te cures, espero que contactes con nosotros despues de la operación, toma Habib está contigo.

• Hola George, qué pasa ¿cómo estás?

• Me operan hoy, y estaré bien, ¿cómo estáis vosotros? Os echo mucho de menos.

• Estamos bien, y te echamos de menos, tu visita fue una llave para el dialogo..

• Eres modesto doctor… yo aprendo de ti, y tus palabras sobre las sectas cristianas todavía suenan en mis orejas, a propósito visitaré Roma y al Vaticano la semana que viene, para confirmar lo que dijiste.

• Estupendo, continúa tu camino a la felicidad, nos has prometido mantenernos informados.

• Seguramente, os informaré de todo sobre el camino de la felicidad, lo he prometido a Lyvi.

• Te diré algo que te va alegrar, tal vez nos casemos yo y Lyvi...

• Vaya... Felicidades, y ¿cómo va ser una boda católica o judía?

• Jaja, nos casaremos dentro de varios meses, faltan muchos asuntos para resolver, tal vez sea en el camino que lleva cualquiera a la felicidad, sea judío, católico o protestante.

• Pedimos a Dios ayuda para conocer ese camino.

• Que dios esté contigo, y esperamos noticias tuyas sobre tu salud y sobre tu camino de la felicidad, adiós.

George divagó reflexionando…y le interrumpió la voz de la enfermera diciendo:

• Tienes que ir conmigo para hacer algunas pruebas.

George miró la hora eran las cinco exactamente, le hieron algunos exámenes y analíticas, y volvió a su habitación… miró otra vez en la hora y eran las seis y media y Catherina todavía no había venido, la llamó y dijo que estaba en la puerta del hospital, en pocos minutos llegó a la habitación suspirando y disculpándose, el coche se había estropeado y tuvo que tomar el autobús.

• Me he preocupado cuando has tardado en llegar.

• Temí tardar mucho, dejé el coche aparcado en la carretera y tomé el autobús.

• Toma este sobre, contiene todos los papeles y los documentos que necesitarías si me pasara algo.

• Estarás bien con la voluntad de Dios.

• Hay algo que no escribí.

• ¿Qué es?

• Me gustaría que continuaras la búsqueda del camino de la felicidad para ti y para tus hijos.

• Lo continuarás tú mismo, llegarás a lo que quieres… Dios no te abandonará nunca pues eres un hombre de moral y principios.

• Seca tus lágrimas y promete me Catherina.

• Te prometo, y continuaré la búsqueda del camino de la felicidad contigo si Dios quiere y será el inicio de la búsqueda en nuestro viaje a Roma.

• Te quiero Catherina...

Luego se acercó a ella, y la abrazó… entonces ella se echó a llorar...

• Yo también te quiero George.

• Tienes que ser optimista como siempre, ¿has reservado el hotel en Roma?

• Sí.

La enfermera vino para acompañar a George a hacer otras pruebas... Apretó la mano de Catherina y le pidió que se fuera a casa y que rece por él...

• Vete a casa mi amor, dentro de poco me anestesiarán y la operación durará tres horas... No hay necesidad de que te quedes, estaré bien no te preocupes...

• No digas eso, yo te quiero George, e iré contigo a Roma, y encontraremos el camino de la felicidad.

• Puede irse señora, y le llamaremos cuando termine la operación, tenemos su número de teléfono.

• Que Dios te proteja George, y que bendiga tu vida y tu existencia.

George entró al quirófano muy preocupado por Catherina y por sus hijos, no temía por sí mismo, reflexionaba en la vida como sería si cada uno se preocupara por sí mismo únicamente… Seguro que sería insoportable, pues pensar en las preocupaciones de los demás y en sus problemas ayuda mucho a soportar los dolores propios... en la vida, quien vive para servir a la gente y hacerles felices tendrá su mismo felicidad, y quien viva para sí mismo solamente perderá el camino… le interrumpió el médico diciendo:

• Quiero que estés muy tranquilo, tus primeros exámenes son muy tranquilizantes, y todo saldrá muy bien.

(4)

La intervención terminó a medianoche, y necesitó cuatro horas, Catherina llamaba al hospital todas las horas, y no pudo descansar hasta que le llamó el médico después de salir del quirófano, y le informó que todo ha salido bien, y que los resultados de la operación se conocerán después de doce horas, y que él no se despertará hasta ese momento aproximadamente

• Tranquila señora, y tranquilice a los demás, pues las llamadas no paraban preguntando por él.

• ¿Quién estuvo llamando?

• Adam y Tom... se los conociera llámeles

• Esta bien... y les pediré que recen por él.

Sobre las dos del día siguiente... George empezó a despertarse, y a mover su mano de manera anormal, y delirando con palabras que no se entendían, que Catherina y Adam y Tom -que estaban a su ladono pudieron distinguir bien: camino de la felicidad, por qué hemos sido creados… la vida… la muerte...
El médico vino para controlar su estado, entonces Catherina se levantó rápidamente…le sonrió...

• Entiendo su preocupación señora…y le anuncio que todo está bien por ahora, y se despertará dentro de poco.

• ¡Pero doctor está delirando!

• No os preocupéis, no se ha despertado aún del coma, cuando los efectos de la anestesia hayan desaparecido y pueda hablar claramente será esto el primer signo del éxito de la operación, y mañana quitaremos los aparatos, y si se mueve y se levanta esto será la señal del éxito al 100%... cuando se despierte daremos un analgésico cada tres horas, y después lo verán sano y salvo, tranquilos.

• Gracias, que Dios le proteja.

• A propósito estaba repitiendo una palabra antes de la operación “camino de la felicidad’’, ¿qué es eso del camino de la felicidad?

• Es un camino que está buscando, y se olvidó de todo para encontrarlo.

• Él es la persona más feliz que vino al hospital, ¿entonces por qué está buscando a la felicidad?

• No la conoció hasta que empezó éste camino.

• Lo encontrará si Dios quiere cuando se levante sano, con permiso.

En cuanto el médico salió. Tom se dirigió a George que estaba dormido bajo los aparatos médicos. Y murmuró con tristeza…

• Seguramente encontrarás el camino de la felicidad George, y lo encontraré contigo, pues he probado el camino de la desgracia, el camino del ateísmo y no conseguí nada más que la tristeza y la preocupación, pero no estoy convencido de ninguna religión hasta ahora, a pesar de que creo que Dios el Misericordioso que nos creó es capaz de guiarnos.

• Estoy seguro que lo encontrarás, Tom.

• ¿Cómo lo voy a encontrar Adam?

• Te digo lo que dijiste que Dios el Misericordioso no aparta a quien quiera acercarse a él, así que lo encontraremos tú, yo y George.

• ¿Tú también estas buscando el camino de la felicidad?

• ¡Tal vez!

George empezó abrir sus ojos difícilmente… Catherina se dio cuenta y se acercó a él.

• ¿George mi amor me estas escuchando?

• Sí.

• Gracias a Dios por tu salvación, estábamos preocupados por ti, Adam y Tom vinieron para ver como estas.

• Gracias.

• Que te mejores.

• Que te mejores, el médico nos anunció el éxito de la operación.

• ¿Necesitas algo mi amor?

• No.

• Creo que no debemos agobiarle, dejemos que se despierte tranquilamente.

• Cierto. Así que propongo que nos vayamos Adam y yo y te quedes tu Catherina a su lado

• Muchas gracias, Os llamará él mismo hoy, para tranquilizaros

• ¿Tienes coche Adam o quieres que te lleve?

• No tengo coche, y no quiero molestarte, iré en el transporte público.

• Vente conmigo, me gustaría hablar contigo un poco. Adiós, Catherina.

• Adiós.

Después de media hora aproximadamente de la salida de Adam y Tom... George abrió sus ojos de nuevo, mientras que Catherina estaba metida en sus pensamientos….

• Catherina…

• George mi amor... ¿cómo estás ahora?

• Estoy bien. Me parece que había visto a Adam y Tom.

• Se fueron hace un rato, después de ver que estabas bien, estaban aquí desde la mañana temprano, ¿cómo te sientes ahora mi amor?

• ¿Qué hora es? Siento dolor en el cráneo.

• La una aproximadamente, no te esfuerces voy a llamar al médico.

El médico vino deprisa cuando le llamó la enfermera.

• ¿Estás bien George?

• Siento un dolor fuerte en el cráneo.

• No te preocupes, te daremos un analgésico ahora, y desaparecerá todo eso, es normal, pues tu cráneo ha sido abierto, pero todo es normal y esperanzador.

• Ha hablado claramente aunque lento.

• Son buenos señales del éxito de la operación, tranquilo George.

• Gracias.

El médico puso una inyección tranquilizante a George. Luego se giró hacia Catherina , y le aconsejó irse a casa, porque George se iba a dormir dos horas por lo menos después de la inyección

• No, esperaré a su lado

• Cuando se despierte lo pondremos otra inyección para otras dos horas o más, usted decide.

• Vete mi amor.

• Rezaré por ti todo el día.

A las siete y media por la mañana se George despertó, y habló con la enfermera de manera muy clara, aunque permanecía alimentándose de suero.
Llamó a Catherina y habló con ella y la tranquilizó, y llamó a Adam y Tom, luego llamó a Habib y Lyvi. Luego se entregó a sus pensamientos sobre el camino de la felicidad y sobre su viaje a Roma.