face
.
   

La India... el país de las maravillas

La India... el país de las maravillas

La India... el país de las maravillas

(1)

En el aeropuerto, al terminar los trámites de pasaportes y de entrada al país, George encontró a Michael esperándolo, lo conocía de una foto que le había enviado por e-mail. Le recibió de la mejor forma, y le preguntó si quería ir al hotel, o prefería dar una vuelta rápida por la ciudad.

• Te lo agradezco, pero llévame al hotel, estoy muy cansado del viaje y del cambio de hora, podemos dar una vuelta mañana, antes de ir al despacho.

George notó la exagerada elegancia de Michael, y su galantería que casi parecía estudiada, y mientras caminaba con él observó su lujoso coche que revelaba su pertenencia a la clase rica en este país lleno de pobres.
Al día siguiente, a las siete de la mañana exactamente, George bajó de su habitación animado, pues había descansado todo lo que necesitaba anoche, encontró a Michael esperándole en el salón del hotel, y estaba igual de elegante como la noche anterior. Le saludó y salieron juntos hacia el coche.

• ¿Qué tal si hacemos un recorrido de una hora, y a las ocho y media estamos en el despacho?

• Bien, me gustaría

• conocer a la India.

Michael estaba todo el tiempo explicando y enseñando los edificios y las iglesias, orgulloso de que la India sea un país lleno de historia antigua. George observó que él evitaba hablar de algunos edificios enormes, a pesar de las preguntas de George, también evitaba hablar de las estatuas de Buda que se encontraban en todas partes, pues le había preguntado varias veces, pero esquivaba la pegunta, como si quisiese mostrar a la India como un país cristiano solamente. Entonces George se contentó con observar y mirar, y no comentó nada, y recordó que Cakh le había dicho que Michael era un fanático católico.
A las ocho y media, George y Michael llegaron al despacho, y se quedaron hasta las once entretenidos en discusiones de proyectos, contratos y negocios, y en cuanto Michael sintió confianza con George, levantó la cabeza y le dijo:

• Tú eres cristiano como yo, ¿por qué permitimos a Cakh, el judío manipular los contratos de todo el personal, ¿qué opinas si la manipulación sea sólo en los contratos de los hindús, budistas y de los musulmanes? y que exijamos que los contratos de los cristianos sean mejores, ¡no quiero que este judío nos robe!

• ¿Y es justo que robemos al hindú, al budista y al musulmán?

Michael se calló avergonzado… y volvieron a la tarea que estaban haciendo hasta la una, entonces George pidió un descanso porque se sentía realmente cansado.
Para volver al hotel tomaron el mismo camino de la ida, y cuando George vio un edificio grande, decidió preguntar a Michael otra vez:

• ¿Quién construyó este magnífico edificio?

• Los musulmanes... los violadores.

• ¿Y esto qué es?

• Un santuario budista denigrante... ¡adoran a las piedras y a las personas como nosotros!

Y cuando George percibió la incomodidad de Michael con sus preguntas, decidió callar y disfrutar de lo que quedaba del camino en silencio…

(2)

George y Michael se pusieron de acuerdo en encontrarse a las cuatro para comer, pues Michael le preparaba una pequeña fiesta de bienvenida, y en cuanto George subió en el coche para ir a comer, Michael le preguntó extrañado:

• ¡Hay cosas que Cakh pide cuando viene, pero tú no las has pedido!

• ¿Qué cosas?

• Hablaremos cuando lleguemos al restaurante, ¡creo que vas a disfrutar de la sorpresa!

Llegaron al restaurante “Taj India”, todo lo que había era típico y lujoso, a George le encantó la belleza del lugar, pues era un estilo tradicional, olía a esencias indias que le gustaron mucho, a pesar de que no le gustaban de costumbre, Michael sonrió de una forma significativa, y le dijo que el ala privada iba a ser mucho más bonita.
En el ala privada, George vio a dos hermosas muchachas de unos veinte años, le miraban y le sonreían, entonces les saludó con una sonrisa igual, y Michael le guiñó el ojo y le dio varias palmaditas en el hombro y le dijo:

• ¿Qué me dices de esta sorpresa?

• Estupenda

• Siempre cuando Cakh venía, le traía a comer aquí, luego acompañaba a una de las muchachas o las dos al hotel, para pasar una noche magnífica.

En la cara de George se dibujaron rasgos de malestar, y respondió con indiferencia:

• La sorpresa estupenda para mí es la belleza del lugar, nada más.

• ¡Qué extraño! ¿Es que no te gustan las chicas?

• Son verdaderamente bonitas, pero ¡tú me sorprendes! ¡Yo no soy Cakh!

• ¿Qué quieres decir?

• ¿Crees que lo que hace Cakh es bueno para que yo haga lo mismo?

• ¡Pues Cakh no firma ningún contrato si no es de esta manera!

• ¡Entonces es un soborno para yo que firme los contratos!

• Perdón, ¿a dónde quieres llegar?

• Estoy casado, y no pienso serle infiel a mi mujer, no es así en el cristianismo, o ¿no Michael?

• ¡Cierto!

El camarero llegó con la carta, y Michael le habló en hindi, entonces se fue y con él las dos chicas también. Michael se dirigió a George y le dijo con una falsa sonrisa:

• ¿Te pido a mi gusto o prefieres elegir tú mismo?

• Elige tú, pues sabes mejor que yo.

George quiso relajar el ambiente de la reunión que empezó a ser conflictivo, entonces se acordó del deseo de Catherina de tener una cruz de la India, una cruz que le recordara las victorias de los cristianos sobre los bárbaros musulmanes en la India, y la separación de Pakistán y Bangladesh de la India, entonces dijo a Michael:

• Tú eres entiendes muy de la fabricación de excelentes cruces, ¿me aconsejarías algún lugar donde pueda comprar una cruz para mi esposa?

• Pasaré a tu habitación en el hotel… -luego añadió:te diré cuánto cuesta, ¡pues no va ser un soborno!

• Sabes, a pesar de que soy cristiano protestante, desconozco el cristianismo, ¿podrías tú, como eres religioso y practicante, convencerme de mi religión?

• El cristianismo es una religión celestial que proviene de Dios, no es como las religiones terrenales que inventa la gente.

• ¿A qué religiones te refieres?

• El budismo, el hinduismo, el zoroastrismo y otras; en la India hay centenares de estas religiones.

George recordó su conversación con Adam, y síntió deseo de seguir preguntando a Michael, para ver cómo valoraba las religiones, y cómo las explicaba.

• ¿Y qué te asegura que el cristianismo o cualquier otra religión es celestial y no terrenal?

• Lo afirma la historia, las narraciones y los testimonios, si preguntas a un hindú te dirá que el cristianismo es una religión celestial, y que las personas lo desarrollan…

• Creo que la sencillez requiere que las religiones celestiales sean más correctas que las terrenales.

• Es bonita la palabra sencillez, y sí es más correcta, ¿acaso hay dudas de ello?

• Esto lo dice todos los cristianos, pero yo simplemente quiero asegurarme de ello por mí mismo y verlo con mis ojos.

Después de un día ajetreado y lleno de eventos y de conversaciones, George se fue al hotel, se tumbó en la cama y empezó a recordar lo que vivió, y sin darse cuenta empezó a repetir las palabras de Adam: “asegúrate de que tomes los asuntos con sencillez y no con complicación, y con felicidad y no con ansiedad”.
Puso la televisión, y vio un programa en hindi subtitulado al inglés, hablaba de la religión hinduista, y de su enseñanza y su moral. El programa explicó que el hinduismo es una mezcla entre la religión de los arios que adoran las fuerzas de la naturaleza, y la religión de los antiguos hindús, que se centra en las cosas que los antiguos habitantes de la India amaban, y que con el tiempo se evolucionó y se formó una especie de fusión, por miedo a que se perdían los privilegios de algunas clases sociales. Empezaron a redactar algunas ideas sobre estos temas, estas ideas se denominaron más tarde Vedas ó Weid. Vedas era el libro sagrado más importante de los hindús, y significa la ley o la sabiduría. Empezaron a redactar estas leyes y el objetivo era dar a la clase aria o la raza blanca privilegios que no tenía la raza oscura. Naturalmente esta redacción de leyes que otorgaba a las minorías unos privilegios consecutivos, fueron en aumento y se multiplicaron hasta que empezó a ser muy difícil memorizarlas. Entonces empezaron a guardarlas en registros durante diez siglos -es decir 1000 años y el registro de estas escrituras continuó hasta que fue sellado por la decisión del consejo superior de sacerdotes hindús, que dictaba que no se podía añadir nada más a este libro. Y de no haber sido así, las adiciones no habrían cesado. Era un libro enorme formado por muchos tomos.
Le llamó la atención un informe en el programa que indicaba que la religión hindú sólo es válida para los que están en la India, y que los hindús decidieron en un congreso de sabios que la religión era algo típico de los indios y cuando el hindú se encontrase fuera de la India no permanecería hinduista. Entonces se rio con sarcasmo de esta religión extraña y tan intolerante hasta con el lugar, pero se contuvo:

• De todas maneras son temas humanos y no son divinos, así es de sencillo… ¡así es de sencillo! creo que empiezo a ver lo que buscaba, pero no es suficiente….

(3)

A las ocho de la mañana, Michael estaba en su cita esperando a George en el salón del hotel, al verle le sonrió, y George le respondió con un aire serio diciéndole:

• Tenemos un día de trabajo muy largo como ayer, ¿estás preparado?

• Naturalmente, he venido para eso.

En el camino, George vio una estatua extraña que no se parecía a la de Buda; giró la cabeza para fijarse en ella, entonces Michael le dijo riéndose:

• ¿Qué pasa? Es uno de los dioses, ¿no te había dicho que en las religiones terrenales cada dia se fabrica un dios nuevo?

• Me gustaría reunirme con alguien de estas religiones.

• Jaja, hoy comeremos con la directora del sector obrero de la empresa, es budista y muy practicante.

Llegaron a la empresa y se dedicaron a trabajar, Michael observaba que George era completamente diferente de Cakh, pues George se interesaba por la religión y preguntaba por ella, y quería conocerla, también tenía muchos principios respetables, al contrario de Cakh que solo se interesaba por el dinero y el sexo. Cuando terminaron sobre las doce, Michael se acercó a Jorge, y le dijo con calma:

• Como hemos terminado quería informarte sobre algo que siento.

• Dime.

• Tú no eres como Cakh para nada, aunque trabajáis en la misma empresa.

• Jaja, ¿por las dos muchachas del restaurante?

• Esa es una, pero hay mucho más.

• Bueno, ¿cuál es la razón de esta diferencia en tu opinión?

• La religión con toda sencillez.

• ¿Y tú? ¿Eres religioso y aun así le sigues el ritmo a Cakh?

• Quizá, pero... puede que lo que haga no sea necesariamente correcto.

Michael se levantó para salir, se giró hacia George y le dijo:

• ¿Quieres ir a ver a Yutsina?

• ¿Y quién es Yutsina?

• Es la directora del sector obrero, la budista… ¿sabes qué quiere decir Yutsina?

• No.

• Quiere decir: “luz de luna”. Luego sonrió y dijo: jaja, pero ahora tiene casi sesenta años, entonces no es un soborno.

• Claro que quiero encontrarme con ella, ¿puede comer conmigo en el hotel a las cuatro?

• Sí, y después de conocerla apreciarás la gracia del cristianismo

Cuando George bajó de su habitación a la hora de comer, se encontró con una mujer mayor que le estaba esperando. Sus rasgos eran una mezcla entre indios y chinos, o así le pareció. Se le acercó y le saludó:

• Hola, señora Yutsina

• Hola, encantada de conocerle.

La invitó a comer en el buffet libre del restaurante del hotel, y se lo agradeció. Era evidente que era una mujer respetable y muy educada.
George eligió una mesa apartada y volvió a dar la bienvenida otra vez:

• Michael me habló mucho de usted.

• ¡Y de usted también, Michael me habló mucho, y dijo que quería invitarme a comer para conocer el budismo!

• Correcto.

• Antes de hablar de eso, hay algo en usted que me ha llamado la atención, además todos los trabajadores de la empresa hablan de ello.

• ¿Qué es?

• Que usted no es como Cakh.

• ¿Y cómo lo han sabido?

• ¡La noticia de su oposición a discriminar entre los cristianos, los hindús y los musulmanes en los contratos se difundió en la empresa, también la noticia de su rechazo a las dos muchachas! y más cosas.

• ¿Y eso gusta?

• Por lo menos para mí como budista, sí…mucho

• Lo de los contratos lo entiendo, pero, ¿y el tema de la infidelidad por qué?

• Nosotros los budistas odiamos la infidelidad y los deseos carnales, y vemos que los vicios son el resultado de tres cosas, la más importante es entregarse a los deseos y a la distracción, pues uno de los consejos de Buda es: “no acabes con la vida de ningún ser vivo, no robes ni violes, no mientas, no tomes embriagantes, no forniques, y no comas algo que maduró fuera de su temporada, no bailes y no asistas a bailes ni a fiestas, no vayas al médico, no uses camas cómodas, no aceptar oro ni plata”.

• Son consejos estupendos, pero tengo, si me lo permite, algunas preguntas: ¿por qué no ir al médico, y no aceptar oro ni plata? ¿Y no usar camas cómodas? ¿Acaso es comunismo?

• Renunciar a los placeres de la vida mundanal es la señal más importante en el budismo, incluye abstenerse del casamiento, la riqueza, el abandono de los deseos, y demás, pues la vida mundanal es la fuente de todo el mal.

• Me extraña que sea lo más importante en el budismo renunciar a vivir y ser felices en esta vida, pues la naturaleza humana ama el dinero y desea al otro sexo…, y ¿quién fue Buda?

• Le dije que la vida mundanal era la fuente de todo el mal, pero el ascetismo es la fuente de todo el bien, por lo de quién fue Buda… ¡quién fue Buda es una pregunta difícil de responder!

• ¿Por qué es difícil de responder? ¿No es su Dios o su Profeta o su Salvador, y a Él pertenecen?

• Te has parado en la mitad del reto, nosotros no estamos de acuerdo si fue un Profeta, o Salvador, Dios, Hijo de Dios, Maestro o algo más.

• ¿Será posible?

• El norte de la China es diferente de su sur, y es diferente de Birmania o Ceilán en definir esto, de todos modos no es esto lo más importante. Lo importante es elevarte espiritualmente para que seas budista

• ¿Elevarse espiritualmente con dejar de casarse, tener dinero, y soportar la dureza de la vestimenta?

• Sí, y en no robar y no mentir; no emborracharse y no matar.

Mientras George hablaba con Yutsina no se le escapaba su indumentaria elegante y lujosa, entonces decidió preguntarle mientras miraba a su vestimenta:

• ¿Y los budistas respetan todo eso?

• Sí... -luego sonrió y continuó:hasta cierto límite, las condiciones de la vida no nos permiten vivir según estos sabios mandamientos.

• ¿Entonces son mandamientos morales solamente, y no sirven para la vida cotidiana de la mayoría de la gente?

• Hasta algún punto también… vosotros también sois así.

• ¿Qué quiere decir?

• Francamente, ¡Michael es muy religioso pero trae él mismo las muchachas para Cakh en cada visita! ¡Y manipula los contratos! Conozco a muchos cristianos que beben, ¿acaso no son errores que estáis cometiendo?

• Tiene usted razón, pero lo que me importa es la religión en sí.

• No hay mucha diferencia para mí, y creo que somos iguales.

Tomó la servilleta y se limpió la boca, señal de que había terminado de comer, entonces George llamó al camarero y le pidió un dulce indio, y siguió hablando

• No están de acuerdo sobre su Dios o su Profeta o… ¿acaso están de acuerdo sobre los mandamientos, leyes y legislaciones?

• Nosotros desarrollamos estos mandamientos cada cierto periodo de tiempo; y cada región….

• ¡¿Desarrollan!?

• Sí, el budismo es una religión que se desarrolla con el tiempo, pues es nuestra obra y no es celestial como pretenden en el cristianismo, aunque algunos de nosotros dicen que tenía origen celestial, yo dudo de ello.

• ¿Puedo hacerle una pregunta directa y sencilla aunque un poco molesta?

• Adelante. Pues a los budistas nos encanta la sencillez.

• ¿Cree usted que es mejor la religión celestial o terrenal?

Yutsina se quedó pensando un momento, luego levantó la cabeza y suspiró:

• Para no mentir… no hay duda de que la celestial es mejor… esto en los principios y valores, aun así muchos de los seguidores de estas religiones celestiales son de la peor gente… -sonrió y dijopor ejemplo Cakh, el judío, y luego viene Michael, el Cristiano, ¡que manipulan y roban el dinero de la gente!

• Tiene razón… tiene razón, pero ¿por qué no sigue una religión celestial y sea más correcta?

• Nací de padres budistas, por eso soy budista, pero ¿quién sabe? Puede que después de morir seré judía, musulmana o cristiana.

• ¿Después de morir?

• Sí... pues mi alma se trasladará a otra persona después de mi muerte, yo ahora tengo sesenta años.

• ¿Cree en la reencarnación?

• No, pero existe en nuestra religión

Yutsina empezó a parecer cansada de tanto diálogo y tantas preguntas, sobretodo porque fue directamente después de la jornada de trabajo, entonces quiso terminar la discusión, pues su cuerpo ya no soportaba más estar sentado.

• ¿Algunas otras preguntas o algún otro servicio que necesite?

• No, gracias, me ha sido de mucha ayuda, y he aprendido mucho de usted.

Se despidió y se fue.
Michael llamó a George a últimas horas del día, para informarle de que le había dejado la cruz en la recepción del hotel. Y dijo con tono burlón: está registrada en la cuenta del hotel, ¡para que no creas que es un soborno!
George le agradeció y rio con él sin sentir ninguna molestia.

• Dime, ¿has descubierto la gracia del cristianismo después de la entrevista con Yutsina?

• Casi.

• Si la entrevista hubiera sido más larga, habrías escuchado cosas extrañas que te pondrían el pelo de punta, ¿acaso te habló de sus fantasías y sus filosofías?

• ¡Fantasías !...no

• Ja ja ja, mejor, sino nunca volverías a visitar la India, aunque supongo que lo que has escuchado es suficiente para saber que el cristianismo es mejor

• ¿Te refieres a todas las religiones celestiales?

• Es lo que creo, hasta luego amigo.

George pasó la noche en la habitación del hotel, navegando entre sitios webs, y mirando la televisión, hasta que le entró el sueño, entonces se tumbó en la cama, fue un día agobiante para él, no era cansancio físico, sino que no paraba de pensar en las tareas, responsabilidades y detalles del trabajo, además de sus preocupaciones personales que son el motivo principal de su viaje a la India. En medio de todo esto no dejaba de acordarse del consejo de Adam: “asegúrate de tomar las cosas con sencillez”. Y pronto se sintió muy relajado, pues hoy ha descubierto que las religiones terrenales andaban a tientas, y no se ajustaban a las necesidades humanas, y era lo que él creía, pues ¿cómo un humano como nosotros podría hablarnos de quién nos ha creado?

(4)

Al día siguiente por la mañana, George fue al gran mercado de informática en Delhi, subió el ascensor hasta el quinto piso, donde estaba el despacho de Moti’, el dueño de la cadena más grande de tiendas de material y programas informáticos.
George vio que el despacho era de estilo tradicional, pero era lujoso y sencillo al mismo tiempo, y olía a esencias indias en todos sus rincones. Entró y preguntó al empleado de recepción por el despacho de Moti’, y le respondió:

• El Sheij Moti’ está en el ala derecha, la última puerta a mano derecha, allí encontrará a su secretario.

George se fue mientras repetía extrañado: ¡el Sheij Moti’! ¡Sheij! ¿Qué significa? Saludó al secretario que estaba trabajando con el ordenador, le presentó su tarjeta personal y le informó de que tenía cita con Moti’.

• Adelante, el Sheij le está esperando desde hace cinco minutos.

George miró su reloj, efectivamente eran las ocho y treinta cinco minutos. El despacho era lujoso pero desordenado, en cuanto George entró, Moti’ se levantó para recibirle, y éste le agradeció por su amabilidad, y empezaron a hablar de trabajo

• ¿Me podría explicar las perspectivas de la posible coalición entre nosotros?

• Sencillamente, cualquier cosa que nos beneficie a nosotros y a vosotros.

George apreció ésta sencillez profunda, estrechó la mano de Moti’, y dijo riéndose:

• De acuerdo... éste es el pacto más rápido de la historia, pero hay que saber: ¿cuál es la forma que nos hace ganar a todos?

• Creo que mi hermano Karimullah entiende estos detalles mejor que yo, puedes tratar con él, pero no está ahora, podrás reunirte con él mañana a las nueve de la mañana, y redactar juntos todos los detalles de nuestro pacto…

• ¿Te has paseado por Delhi y sus provincias? O ¿debemos organizarte un paseo por ser nuestro huésped?

• He hecho un recorrido pequeño de aproximadamente una hora y media.

• Entonces todavía no has visto nada importante, la India es un país muy antiguo… ¿nos permitirías invitarte?

• Con gusto

• Entonces iremos, con la bendición de Allah.

• ¿A dónde?

• Un paseo, empezaremos por el Taj Mahal

George bajó con Moti’ donde estaba el coche lujoso de éste con su conductor personal, y ambos montaron en los asientos traseros.

• El camino hasta Taj Mahal nos llevará una hora y media, a estas horas no hay mucho tráfico y el camino en sí es un paseo, y Taj Mahal es una joya arquitectónica de las maravillas del mundo que no quiero estropeártela con mi descripción, la descubrirás tú mismo.

• ¿Quién la construyó?

• El rey Shah Jahan. Es un un ejemplo de la arquitectura islámica en la India.

• ¿Islámica?!

• Sí.

• Perdona, pero ¿los musulmanes no son los que violaron las tierras indias, y fueron unos bárbaros salvages?!

Moti’ sonrió…

• Sí. Sí hemos robado la India, y hemos matado a su población, y hemos saqueado sus recursos.

• Lo siento, ¿es usted musulmán?

• Sí, y pensaba que usted lo sabía.

• Le pido disculpas, pero es así como me hablaron de los musulmanes.

• No te preocupes, ni yo ni los demás musulmanes hemos venido de fuera para saquear sus recursos, soy indio, hijo de un padre indio, hijo de un abuelo indio, y si quieres saber quién ha robado la India, mira cuando lleguemos a Taj Mahal, ¿quién ha extraído las joyas de allí?

• ¿Quién?

• Cuando llegues pregunta al guía turístico, y espero que no te moleste aquello, sé lo que se dice sobre los musulmanes, y no me preocupo por responder, una lectura breve en la historia de la India te aclarará lo que quiero decir.

• ¿Cómo?

• Puedes poner “historia de la India” en cualquier buscador de internet, y sabrás quién conquistó la India y robó sus tesoros, y sabrás si los musulmanes fueron sus habitantes autóctonos o fueron extranjeros, y verás cómo vivieron las diferentes comunidades bajo el dominio de los musulmanes… -continuó riendo-: y si hubo muchos errores, como Taj Mahal al que nos dirigimos ahora, pues había construido un cementerio para la esposa de Sha Jahan.

• ¡Usted habla de una manera muy sencilla!

• Mirar la vida con sencillez es símbolo de felicidad y complacencia.

George disfrutó mucho del paseo, y se sorprendió de que el robo de las joyas del museo fuera en la época de la ocupación británica. Motí’ no quiso herir los sentimientos de su huésped, y a George le encantó la sonrisa y la pureza del espíritu de Motí’, pero le molestó de él una sóla cosa: que Motí’ le dejase solo tres veces durante el paseo, y le dijese: “Espérame, voy a rezar y vuelvo” además de que se le notaba mucho el desorden y la improvisación en todos sus actos.
El paseo con Motí’ acabó, y George llegó al hotel a las ocho de la tarde muy cansado. Tomó un baño y se fue a dormir, pero en cuanto se tumbó se le ocurrió llamar a Michael para consultarle sobre el pacto con Motí’.

• Hola, tengo una consulta rápida, Motí’ parece fácil de tratar con él, ¿acaso esta la facilidad es un engaño?

• A pesar de que no me satisface, Motí’ parece sincero, pero es desordenado en su trabajo, y si se organizara conseguiría resultados mucho mejores.

• Pero Cakh decía que era complicado y difícil, y me pareció todo lo contrario.

• Complicado en su religión, pero tolerante y fácil en su trato y su negocio. -rio y añadió-: y complicado en que no complace a Cakh en sus caprichos y sus muchachas, por eso nunca se ponían de acuerdo a pesar de sus numerosas reuniones. ¿Has entendido ahora por qué un religioso como yo facilita muchachas guapas a Cakh?

• Mañana me reuniré con él para firmar el contrato, ¿tienes algún consejo para darme?

• Nada… no tengo ningún consejo. Que el espíritu santo te proteja. ¿Quieres que te lleve con el coche, o que te acompañe a pasear?

• Gracias… si necesito algo te llamaré.

• Hasta luego.

(5)

Por la mañana ,mientras George estaba desayunando en el hotel, conversó con el camarero que hablaba un inglés cutre:

• ¿Cómo te llamas?

• Kabor.

• Se dice que la India es el país de las religiones, ¿cuál es la tuya?

• Hinduista

• Estupendo, una religión moral.

• Sí, así es.

• ¿Es verdad que vuestros sacerdotes dicen que no se puede practicar esta religión salvo en la India?

• Sí, hemos inventado esta religión para los habitantes de la India.

• ¡Habéis inventado la religión!

• Sí, ¡la hemos inventado para adaptarla a nosotros!

• ¿Y quién es vuestro Dios que adoráis?

• Somos la doctrina más rica en dioses del mundo. Tenemos muchos dioses, puede que necesitemos varios tomos para recontar sus nombres, incluso Will Durant el autor del libro (La Historia de la Civilización) dijo: el recuento de esos dioses quizás necesitaría hasta cien tomos.

• ¡Qué extraño!

• Nosotros adoramos algunos astros, y los consideramos dioses, por ejemplo el sol. Y describimos algunos dioses como ángeles y a otros como diablos.

• ¡Un dios como si fuera diablo!

• Algunos amuletos son considerados dioses, al igual que algunas aves, y algunos animales también.

• ¡¿Un animal es un dios?!

• El elefante por ejemplo es el dios (Ganesha) en él se manifiesta la naturaleza humana animal; y la serpiente que mata de un solo mordisco es el dios (Naga), y nosotros ofrecemos a éstas serpientes leche y almendras, y celebramos ceremonias para adorarlas.

• ¿Y cómo adoráis a todos estos dioses?

• Porque son numerosos, los simplificamos en tres o en uno que tiene tres personas.

• ¡Uno en tres personas… como el cristianismo!

• Puede que hayamos tomado esto del cristianismo, pues nosotros mismos desarrollamos nuestra religión, y puede que vosotros hayáis tomado ejemplo de nosotros.

• Mmm, continúa…

• Lo importante es que los tres dioses o el dios con tres personas son: (Brahma) y es el creador, y (Vishnu) el protector y (Shiva) el Dios de la destrucción, la aniquilación y las catástrofes.

• ¡Que religión tan extraña! Pero no mencionaste las vacas… He oído que…

• Jajaja, le digo como decía Ghandi: las vacas son nuestro Dios, las amamos más que nuestras madres, pues mi madre me ha amamantado un año o dos y debo cuidarla toda mi vida, mientras que la vaca me amamanta toda mi vida y no pide nada más que su comida. Y mi madre cuando muera me carga los gastos de la ceremonia de su funeral y su entierro, mientras que la vaca cuando muera, aprovechamos todo lo que tiene hasta los huesos.

• ¿Y esta creencia os lleva al paraíso después de morir?

• No hay paraíso ni infierno para nosotros.

• Entonces, ¿cómo se le recompensa al justo y cómo se le castiga al pecador? ¿O son iguales?

• El bienhechor se le recompensa con que su alma se reencarna en una persona justa, y puede que se unifique con el Dios Brahma en el viaje de liberación. Mientras que el malhechor su alma sufrirá al mudarse en un cuerpo de un desgraciado.

• ¿Y diferenciáis, en esta vida, entre el obediente justo y desgraciado malhechor?

• Sí, pues algunos de nosotros tienen categoría divina.

• ¿Cómo?

• El creador Brahma creó las comunidades de partes diferentes de su cuerpo. Creó los brahmistas de su cara, por eso son gente de sabiduría y pensamiento. A los krishníes de su brazo y así son gente de fuerza, protección, y ejército. A los vishíes de su muslo, y por eso se encargan del comercio, la industria y de asegurar el alimento. Y creó a los shudaríes de sus pies, por eso son esclavos y deben obedecer y servir a las tres primeras comunidades. En cuanto a los rechazados no pertenecen a ninguna comunidad y no entran en la composición hindú.

• Y si yo fuera shudarí, ¿podría subir a la clase brahmista? y ¿si fuera rechazado podria ser hindú?

• Imposible… la adoración de los shudaríes consiste en servir a las demás clases, y los rechazados están fueran de la composición completamente.

George se quedó sin palabras, y sintió repulsión por esta religión, pero fingió una sonrisa para despedir a Kabor y le entregó algo de dinero, y se levantó para no llegar tarde a la reunión con Karimullah.
En el camino recordó la palabras de Michael, cuando le habló de las religiones terrenales, y que si se hubiera sentado con Yutsina más tiempo habría odiado la India por completo. Efectivamente estas religiones contradicen la razón, pero ¿es esto defecto de las religiones terrenales o de las religiones en general, como dijo el médico Tom: < volverás odiando todas las religiones >? ¡Pues Michael el religioso está igual que Cakh, y Motí’ no es nada mejor con su desorganización y su desorden! Estaba seguro de que la religión verdadera no debe contrariarse ni con la razón ni con el instinto, ni con la lógica, ¿pero existe ésta religión…?

(6)

George llegó a las nueve en punto al despacho del secretario de Motí’, pidió encontrarse con Karimullah, y éste le dijo que le estaba esperando en el despacho del Sheij, cuando entró estaban los dos hermanos hablando, se levantaron para saludarle, y George miró a la cara de Karimullah y se estremeció y no le inspiró confianza. Sin embargo no sabía por qué.

• Ven a mi despacho, estoy preparado para formular el convenio.

Mutí’ les interrumpió diciendo:

• Cuando acabéis, quiero verte George, antes de que te vayas.

• Yo también quiero despedirme de ti antes de irme.

George fue con Karimullah a su despacho, era amplio y sencillo también.

• Mi hermano te dijo que estamos de acuerdo con cualquier pacto que beneficie a los dos.

• ¡Sí…tú me recuerdas a alguien...!

• ¡Osama Bin Laden! Jajaja no eres el primero en decirme eso.

• Espero que no seas como él

• Yo soy musulmán como él, pero soy indio y él árabe.

• Me refiero a que no eres como él, un asesino terrorista.

• Déjate de este tema, él es terrorista porque no os gusta y no os aprueba.

• ¿Cómo? ¿No son él y sus seguidores quienes explotan los trenes, los edificios y las construcciones en nuestro país?

• Algunos de vuestros presidentes han matado el doble de lo que ha matado Bin Laden y no los consideráis terroristas. Sonrió y dijo: Y cuando luchaba contra vuestro enemigo Rusia lo considerabais un héroe y no un terrorista… Empezamos el trabajo por favor.

George sintió que el hielo se hacía más y más fuerte entre él y Karimullah, entonces decidió no sacar con él ningún tema fuera del trabajo. Sólo concluirá las tareas del trabajo, y lo más rapido posible. Pensó que Tom podría tener razón, pues ¡estos musulmanes están defendiendo al terrorista más grande en la historia!

• Ok, éste no es nuestro tema.

• ¿Tienes algún borrador del convenio, o te doy uno del nuestro?

• Tengo un borrador, pero déjame el tuyo para leerlo

• Aquí tienes.

• Gracias, dame unos minutos para leerlo.

George empezó a leer el borrador, notó que las condiciones eran fáciles y sencillas, y cuadraban hasta cierto punto, y eran mejor que las de su borrador en el que se había esforzado, pero notó que daba gran libertad para la empresa de Motí’ y su hermano. Entonces se dirigió hacía Karimullah que estaba ocupado leyendo un libro:

• Lo veo adecuado y perfecto, solo tengo una pequeña observación.

• ¿Cuál es?

• ¡No ves que da gran libertad a vuestra empresa, y os permite atrasar los pagos que nos deberíais!

• Entonces son dos observaciones: la libertad es para que pueda moverme con más facilidad en la distribución, también, porque, por desgracia somos muy desorganizados. Y respecto al retraso en los pagos, es porque no queremos mentiros en los acuerdos.

• No queréis mentir, ¿cómo?

• Como prometer y no cumplir, si no disponemos de esa libertad, estaríamos obligados a disculparnos repetidamente con excusas falsas y sin fundamentos. Es lo que no nos agradaría ni a nosotros ni a vosotros, además estas condiciones permiten que vuestra venta sea mayor y de allí el beneficio también, y tenéis en el contrato la garantía bancaria completa de pago.

• ¿Es posible adelantar tres meses los pagos mensuales?

• De acuerdo, yo quiero ser flexible contigo, para que la próxima vez, vuelvas tú y no Cakh.

• ¿Y por qué no quieres a Cakh?

• Me abstengo de responder para no molestarte.

• No me molestas para nada, dime ¿por qué?

• Es que él solo piensa en el beneficio material, y de forma ruda que nos hace perder a nosotros y a él. Creo que los valores benefician a ambas partes, además él tiene unos caprichos sexuales que no podemos tolerar, perdona pero nosotros los orientales somos más conservadores.

• No te preocupes estoy de acuerdo contigo en la mayor parte de lo que dices. Esperaré la legalización del contrato en la embajada británica, y cuando regrese lo legalizaré en la embajada de la India allí.

• Gracias, y te pido disculpas por lo que he dicho de tu director.

• No pasa nada, me gustaría despedirme de Motí’ antes de irme.

• Adelante, vamos.

George y Karimullah entraron al despacho de Motiurrahman, y éste les recibió de una manera especial, y preguntó:

• ¿Habéis concluido el convenio?

• Sí.

• ¿Y cómo fue? ¿Fácil y sencillo como te había dicho?

• Muy sencillo.

• Todo lo sencillo es exitoso, y toda complejidad es contraria a la razón, al instinto y a la religión… Luego añadió: como habéis acabado, ¿qué quieres ver de la India para enseñártelo? pues el turismo de verdad es en la India, el país de las maravillas.

• Gracias… me gustaría regresar al hotel hoy temprano, tengo trabajo que hacer por internet.

• Como quieras. Se dirigió al cajón de su despacho y sacó dos cajas lujosas de perfume de esencias, y dijo: Esto es un regalo para ti. Los puso en una bolsa de regalo lujosa, y le dijo: El chofer te está esperando para llevarte al hotel.

• Esto es una generosidad oriental única, te lo agradezco mucho. Tomó la bolsa y se despidió de ellos.

(7)

George se encontró con el chófer que le estaba esperando, y en cuanto le vio se dirigió hacia él y le saludó, y le acompañó hasta el coche, y le abrió la puerta:

• Adelante señor.

• Muchas gracias, ¿cómo te llamas?

• Steven.

• ¡Oh, es un nombre occidental!

• Soy cristiano por eso mi nombre se parece a los occidentales.

• ¿Cuánto hace que el cristianismo está en la India?

• Desde hace muchos años.

• ¿Tuvieron la colonización y los misioneros un papel en ello?

• Sin duda, de lo contrario los musulmanes habrían invadido la India.

• ¡Los musulmanes! ¿Quieres decir que invadirán la India con su terrorismo?

• No, usted no se da cuenta de la decaída de las doctrinas terrenales, pues son religiones insípidas y absurdas, y si no fuera por las campañas misioneras, la gente volvería al islam de forma automática.

• ¡He conocido una de esas religiones terrenales, pero las celestiales no se diferencian mucho de ellas!

• ¡Qué extraño! ¿Usted es cristiano y habla así? ¡Esto es tono de ateos!

• Odio el ateísmo y sus contradicciones, pero las religiones celestiales no son muy diferentes de las terrenales.

• ¡Nosotros los cristianos queremos la salvación de los hombres y no su desgracia, e insistimos en la pureza, la moral y los modales, y no tolero que se acuse al cristianismo de ningún modo, no lo tolero de Motiurrahman que es musulmán, a pesar que es mi jefe y lo hace siempre, menos aún de un cristiano! ¡Pero puede ser porque es usted protestante! ¡Pero tampoco lo tolero!

• ¡No estoy acusando al cristianismo! ¿Cómo lo voy a acusar si lo sigo? Lo que quiero decir es que tienen prácticas similares, también que tienen incoherencias muy parecidas a algunas de las religiones terrenales.

• ¡No entiendo!

• ¿Cambiamos de tema, si me lo permites, y aprovechamos lo que queda del camino para que me enseñes algo de historia de la India?

• No nos queda mucho por llegar, pero le digo que antes Pakistán, Bangladesh y la India eran un solo estado, luego Pakistán y Bangladesh se separaron.

• ¿Y por qué se separaron?

• Por la injusticia que sentían los musulmanes de parte de los hindúes, además ellos han sido arrastrados hacia la separación, de no haber sido así, la India sería un estado musulmán.

• ¡Tu defiendes a los musulmanes a pesar de que no lo eres!... ¿será porque trabajas con ellos o porque les temes?

• ¡Jajaja, tal vez!