face
.
   

El camino de la ética

El camino de la ética

El camino de la ética

La relación entre fe y ética

www.aroadtohappiness.com

GUSTAVE Lebon

Historiador francés
La fuente de la ética
“Las bases éticas del Corán son elevadas y los modales de los pueblos que lo siguieron cambiaron con el cambio del tiempo tal y como cambian los pueblos que siguen la religión de Jesús. El resultado más importante puede ser derivado de la influencia del Sagrado Corán sobre los pueblos que observaron sus enseñanzas. Sin duda, son pocas las religiones que tienen la influencia sobre los corazones que tienen el Islam. Es posible que uno no encuentre ni una religión que logró tal indeleble huella como la del Islam. El Corán es el polo de la vida en Oriente y es algo que vemos reflejado incluso en los asuntos más diminutos de la vida.”

El camino de la felicidad es un camino en el que necesariamente brillan la ética y los buenos modales, un camino a lo largo del cual el caminante ha de encontrar el amor, la tolerancia, la generosidad, la clemencia, el pudor, la paz, la modestia, el altruismo, la justicia, la honestidad, la caridad, la colaboración, y muchas más cualidades y modales sublimes. Es también el camino para elevarse por encima del ego y sus deseos a la ética alta y a los modales efusivos. La ética no es una comodidad material de la que podemos prescindir, es más bien algo que está a la cabeza de los principios de los que depende el rumbo de la vida. Si los modales de la persona son buenos, se ven reflejados de forma positiva trayendo felicidad a su vida a la vida de su sociedad. Mientras que si son malos, se ven reflejado en sufrimiento y malestar para todos.

Por ello, el islam hizo hincapié en plantar la virtud en las almas de sus adeptos y los incitó a aferrarse a ella.

El Mensajero de Dios, que la paz sea con él, define el objetivo primordial por el cual fue enviado y dice: “He sido enviado para perfeccionar las virtudes más sublimes.” (relatado por al-Bayhaqi) Es como si el mensaje del Islam -que se prolonga a través de los tiempos y del espacio para edificar la mayor civilización jamás conocida por la humanidad y por el cual el Enviado de Dios se esforzó tanto en hacerlo llegar, difundir su luz y juntar a la gente a su alrededor- no persiguiese más que mejorar la ética de la humanidad, purificar sus virtudes e iluminar los horizontes de la perfección y la plenitud ante sus ojos.

Por lo tanto, la llegada del Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) fue para desarrollar estos modales, y purificar y limpiar las almas. La humanidad estaba extraviada y había perdido muchas de estas virtudes, no sabían de ellas y no se preocupaban por ellas. Dijo Dios, glorificado sea: “Él es quien ha suscitado para el pueblo iletrado un enviado de entre ellos, para que les transmita Sus mensajes, y les ayude a crecer en pureza, les enseñe la escritura divina y la sabiduría mientras que antes de eso se encontraban, ciertamente, en un claro extravío” [Al-Yumua:2]

Y dijo, exaltado sea: “Igual que os hemos suscitado a un enviado de entre vosotros mismos para que os transmita Nuestros mensajes, os ayude a crecer en pureza, os imparta la Revelación y la Sabiduría y os enseñe lo que no sabíais:” [Al-Baqara:151]

La relación de la fe con los buenos modales

La fe es una fuerza que impulsa al creyente a las virtudes y lo protege de las bajezas y los fallos. La debilidad de la virtud indica la debilidad de la fe, y los buenos modales son una prueba de la fuerza de la fe. De hecho, el Profeta de Dios, que la paz y las bendiciones sean con él, explicó cómo la fe fuerte engendra necesariamente una ética fuerte, y que el derrumbe ético se debe achacar a la debilidad de la fe o su pérdida total. Una persona no creyente comete indecencias sin importarle nadie, sin temer reproches ni esperar un castigo por sus faltas. Dice el Mensajero de Dios, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él: “ciertamente el pudor y la fe son inseparables, si se anula uno se pierde el otro.” (narrado por Al-Bayhaqi) Incluso, hizo de la mala educación con el vecino algo que indica la nulidad de la fe de uno. Dice el Enviado de Dios, que la paz sea con él: «“¡Juro por Dios que no cree… Juro por Dios que no cree… Juro por Dios que no cree! ” Se le preguntó: “¿De quién hablas Mensajero de Dios?” Contestó: “aquel cuyo vecino no está a salvo de su daño.” Dijeron: “¿Y cuál es su daño? ¡Oh Mensajero de Dios!” Contestó: “Su maldad.”» (narrado por Al-Bujari)

Por consecuente, cuando Dios invita a Sus siervos al bien y los disuade de la maldad hace que ello depende de la fe que se instala en sus corazones. Dios glorificado sea Su nombre, dice frecuentemente en Su libro:“¡Oh Creyentes!”

Para luego mencionar aquello que les ordena, por ejemplo, en el pasaje: “¡Oh creyentes! ¡Manteneos conscientes de Dios, y sed de aquellos que son fieles a su palabra!” [At-Tauba:119]

www.aroadtohappiness.com

Tolstoy

Escritor ruso
Las Malas costumbres
“Es suficiente motivo de orgullo para Muhammad, el haber salvado a un pueblo humillado y sangriento de las garras de los diablos, de las malas costumbres y haber abierto ante ellos el camino del desarrollo y el ascenso. Ciertamente, las leyes de Muhammad dominarán el mundo, debido a su armonía con la razón y la sabiduría.”

Encontramos lo mismo en el caso del mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) ya que cuando enseña a sus seguidores las virtudes y los buenos modales los relaciona con la fe también. Por ejemplo, dice: “Quien crea en Dios y en Último Día que sea generoso con su huésped, quien crea en Dios y en Último Día que proteja a su vecino, y quien crea en Dios y el Último Día que diga algo bueno o que guarde silencio.” (narrado por Ahmad) Así pues, el Islam se fundamenta en la sinceridad de la fe y su plenitud está en plantar las virtudes en las almas.

Las adoraciones y la ética

Las adoraciones en el Islam no consisten en palabras misteriosas ni movimientos que carecen de significado, son más bien actos y expresiones que purifican el alma y con los cuales la vida es más agradable. En el Islam, dichas obligaciones tienen como objetivo hacer que el musulmán viva conforme a unos modales loables y que permanezca aferrado a esta ética aunque cambien las circunstancias y las condiciones que lo rodean. El Noble Corán y la Pura Sunna revelan con claridad estas verdades. Por ejemplo, cuando Dios ordenó establecer las oraciones obligatorias dejó claro que impiden los malos modales, impudicias y las actitudes reprobables. Dice al respecto: “Transmite [a los demás] lo que te ha sido revelado de esta escritura divina, y sé constante en la oración: pues, ciertamente, la oración refrena [al hombre] de la acciones deshonestas y de cuanto atenta contra la razón; y el recuerdo de Dios es en verdad el mayor [bien]. Y Dios sabe todo lo que hacéis.” [Al-‘Ankabut:45]

El azaque en el Islam tampoco es un mero impuesto que se recaude de la haciendas de los ricos para ser entregado a los más pobres. En realidad busca plantar los sentimientos de misericordia y compasión y fortalecer las relaciones de conocimiento mutuo y de afección entre las diferentes clases sociales, además de purificar el espíritu de los desenfrenos y los defectos. Todo ellos para elevar a la sociedad a un alto nivel de nobleza y de honestidad en sus interacciones. Esa es la sapiencia primordial detrás del azaque. Dios, alabado sea, dijo: “Toma de sus bienes esa caridad para que puedas así limpiarles y hacer que crezcan en pureza, y reza por ellos: ciertamente, tu oración será [una fuente de] sosiego para ellos; pues Dios todo lo oye, es Omnisciente.” [At-Tauba:103]

Por ello, esta caridad no se limita a entregar el dinero sino que incluye una serie de virtudes sublimes que favorecen la felicidad de la sociedad y de sus miembros. El Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) expandió el significado y las connotaciones de la palabra “sadaqa” (caridad) que el musulmán debe distribuir, dijo: “Vaciar tu cubo de agua en el recipiente de tu hermano es un acto de caridad, encomendar la bondad y desaconsejar la indecencia es un acto de caridad.” Y otro dicho suyo: “sonreír ante tu hermano es un acto de caridad, apartar una piedra, una espina o un hueso del camino transitado por la gente es un acto de caridad y orientar a una persona perdida es un acto de caridad.” (narrado por Al-Bayhaqi)

El Islam tampoco ve el ayuno como una mera abstinencia de comer y beber, sino que lo considera un paso hacia experimentar el sufrimiento de los pobres y desheredados. Y al mismo tiempo es una doma del ego y un ejercicio de autocontrol ante los deseos y los caprichos. Dios, glorificado sea, dice: “¡Oh creyentes! Se os ha prescrito el ayuno como se les prescribió a los que os precedieron, para que os mantengáis conscientes de Dios” [Al-Baqara:183]

El Mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) dice: “Quien no deje la falsedad en sus dichos y en sus actos, Dios no tiene necesidad de que deje de comer y beber por Él.” (narrado por Ahmed) Y dijo, que la paz sea con él: “El ayuno no consiste en abstenerse de comer y beber, el ayuno es más bien abstenerse de decir obscenidades e insultos. Si alguien te insultara o te ultrajara, di entonces: ¡estoy ayunando, estoy ayunando!” (narrado por Ibn Juzaima)

En cuanto a la peregrinación, uno podría considerarlo un simple viaje que carece de dimensiones éticas, y una adoración comparable con otras trascendentales que contienen las religiones. Es erróneo pensar esto del peregrinaje ya que Dios dice acerca de dicho ritual: “La peregrinación deberá realizarse en los meses señalados. Quien emprenda la peregrinación en esos [meses] deberá abstenerse, mientras dure la peregrinación, del lenguaje obsceno, de toda conducta reprobable y de disputar; y todo el bien que hagáis, Dios lo conoce. Y llevad provisiones, aunque, ciertamente, la mejor de las provisiones es la consciencia de Dios: ¡manteneos, pues, conscientes de Mí, Oh vosotros dotados de perspicacia!” [Al-Baqara:197]

Todo lo arriba mencionado refleja la solidez de los vínculos que conectan la religión con la buena ética. Los pilares más importantes del Islam como son la oración, el azaque, el ayuno y el peregrinaje, además del resto de actos de obediencia en el Islam, son vías que llevan a la perfección anhelada por y para la humanidad, a su ascensión a una vida mejor en la cual disfrute de felicidad y tranquilidad bajo la sombra de los modales sublimes y los principios nobles. Son adoraciones diversas en sus acciones y sus facetas, aunque confluyen en el mismo objetivo trazado por el Mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) cuando dijo: “He sido enviado para perfeccionar las virtudes más sublimes.” (narrado por Al-Bayhaqi) Por ello, el camino de la felicidad es un camino que se fundamenta sobre la ética y que gira en su órbita, pues en él la ética no se separa en absoluto de la adoración.

www.aroadtohappiness.com

Marcel Boazar

Pensador francés
La ley y la ética
“No hay discriminación en la fe islámica entre la obligación legal y el deber ético. Esta unión entre la ley y la ética confirma la fuerza del sistema desde sus principios.”

La ética en el islam

Los cimientos legislativos, educacionales y materia de fe del camino de la felicidad se asientan en todos sus asuntos sobre la base ética, empezando por el ámbito de los modales y la cortesía con Dios, alabado sea, pasando por los buenos modales y la cortesía con uno mismo, con los compañeros, los familiares y los vecinos, la ética con el enemigo en la guerra, e incluso los buenos modales con los animales y con todas las criaturas incluidos los árboles, las plantas y todo el medioambiente. Ello abarca los buenos modales en los dichos, en los hechos, e incluso en lo que esconden los corazones y en la forma de pensar. Dios, glorificado sea Su nombre, establece el principio de los buenos modales en nuestros dichos y nos lo enseña al decir: “Hablad a la gente de buena manera.” [Al-Baqara:83]

Y dice, alabado sea, fundamentando el principio de la ética en nuestras acciones: “Repele el mal [que hacen] con algo mejor: Nosotros somos plenamente conscientes de lo que [Nos] atribuyen.” [Al-Mu’minun:96]

Quien contemple el Libro de Dios encontrará que está repleto de mandamientos éticos. Reflexionemos acerca de este versículo en el cual Dios, exaltado sea, dice: “¿Acaso puede la recompensa del bien ser otra cosa que el bien?” [Ar-Rahman:60]

Y dijo, alabado sea: “Y no olvidéis la generosidad entre vosotros” [Al-Baqara:237]

Y dijo, alabado sea: “La paciencia en la adversidad es algo excelente [a los ojos de Dios]; y sólo Dios da fuerzas para llevar la desgracia que describen.” [Yusuf:18]

Jaques Resler

Investigador francés
Bases minuciosamente detalladas
“El Corán encuentra soluciones para todos los asuntos y liga la ley religiosa con la regla ética. Busca crear un orden y una unidad social y aliviar la miseria, la dureza y la superstición. Busca consolar a los más débiles e incita a la bondad y a la misericordia. En materia legislativa, puso las bases para los detalles más minuciosos de la cooperación diaria y organizó los contratos y las herencias. En materia de familia, definió el comportamiento de cada miembro hacia el trato de los niños, los animales, la salud, la ropa, etc.”

Y dijo, alabado sea: “Y ciertamente, la Hora ha de venir sin duda. Por tanto, perdona [las faltas de los hombres] con un perdón generoso.” [Al-Hiyr:85]

Y dijo, alabado sea: “Sé indulgente, ordena la conducta recta y aléjate de todos aquellos que prefieren seguir en la ignorancia.” [Al-Aaraf:199]

Y dijo, alabado sea:“Y cuando escuchaban conversaciones frívolas, se apartan de ellas y dicen: “Nosotros habremos de dar cuentas de nuestros actos, y vosotros de los vuestros. La paz sea con vosotros [pero] no queremos trato con quienes son ignorantes [del bien y el mal].” [Al-Qasas:55]

Y dijo, alabado sea: “Pero [como] el bien y el mal no pueden equipararse, repele [el mal] con algo que sea mejor ¡y, he ahí, que aquel entre el cual y tú existía enemistad [se volverá entonces] como si [siempre] hubiera estado cercano [a ti], un verdadero amigo!” [Fussilat:34]

www.aroadtohappiness.com

Thomas Carlyle

Crítico e historiador escocés
Una acusación infundada
“Algunos extremistas fingen que Muhammad no buscaba más que la fama personal, el estatus y el poder. Pero no. Juro por Dios que en el corazón de ese gran hombre, hijo de los desiertos y las dunas, de alma magnánima llena de misericordia de bondad, de ternura, benevolencia y sabiduría había ideas exentas de codicias mundanales e intenciones carentes del afán de poder y estatus. ¿Cómo no si su alma era pura y era un hombre que no podía sino ser sincero y serio?”

Ciertamente, los modales del Mensajero de Dios, que la paz de Dios sea con Él, reflejaban el Noble Corán. ¿Cómo no si Dios lo loa en el Corán? Dice de él: “Ciertamente, tienes unos modales excelentes.” [Al-Qalam:4]

www.aroadtohappiness.com

Montgomery Watt

Orientalista británico
La justicia y la imparcialidad
“La disposición de este hombre a aguantar la opresión por sus creencias, la naturaleza éticamente suprema de quienes creyeron en él, lo siguieron y lo consideraron como señor y líder, además de la absoluta grandeza de sus logros... todo ello indica la justicia y la honestidad que emanaban de su ser. La suposición de que Muhammad era un farsante es una suposición que suscita más problemas de los que soluciona, Es más, no existe una personalidad entre los personajes grandes de la historia occidental que no obtuvieron la apreciación de la que son dignos como se hizo con Muhammad.”

Por ello, el Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) fue enviado con un mensaje que puso los buenos modales en una categoría sin precedentes. El Enviado de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “Aquel cuya fe es más perfecta entre los creyentes, es aquel cuyos modales son los mejores, y los mejores de vosotros son los mejores con sus mujeres.” (narrado por Al-Bayhaqi) El Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “La piedad son los buenos modales, y el pecado es aquello que te sienta mal en tu corazón y detestas que la gente descubra.” (narrado por Muslim) También dijo: “La obscenidad y buscar la obscenidad no son del Islam en absoluto, y ciertamente aquel cuyo Islam es mejor, es aquel cuyos modales son los mejores.” (narrado por Ahmad) Asimismo, dijo El Profeta (La paz y las bendiciones sean con él): “No existe nada que pese más en las balanzas del creyente el Último Día que los buenos modales, y ciertamente Dios detesta al obsceno y vil.”

(narrado por Al-Bayhaqi) También dice: “Ciertamente, los más amados por mí entre vosotros y los que se sentarán más cerca de mí en la Otra Vida son aquellos con los mejores modales, y los más detestables por mí entre vosotros y los que se sentarán más lejos de mí en la Otra Vida son aquellos con los peores modales, los charlatanes, los fanfarrones y los rimbombantes.” (narrado por Ahmad)

Los buenos modales en Islam son amplios e inclusivos. Empiezan por:

El buen carácter con Dios, con los humanos, con los animales y con el medioambiente

Los buenos modales con Dios incluyen tres cosas:

Primero: la fe en Él y recibir lo que dice con convicción, ya que Dios, glorificado sea, dice de sí mismo: “Dios; no hay deidad sino Él, ciertamente os reunirá a todos el Día de la Resurrección, [de cuya venida] no hay duda: y ¿quien es más veraz hablando que Dios?” [An-Nisa’:87]

Dicha convicción para con las palabras de Dios conlleva que la persona crea en Él, Lo defienda y se esfuerce por Él sin que le entren dudas ni ofuscaciones acerca de lo que Dios, exaltado sea, y su Mensajero (La paz y las bendiciones sean con él) aseveran.

Segundo: que la persona reciba los mandamientos de Dios con aceptación, acatándolos y practicándolos. De ese modo, no rechaza ningún mandamiento divino. De rechazarlo habrá caído en los malos modales con Dios, alabado sea. Por eso, Dios prohibió que pongamos nuestras opiniones o deseos por encima de Sus palabras, y nos dice: “¡Oh creyentes! ¡No asumáis precedencia frente a [lo que] Dios y Su Enviado [os ordenen], sino sed conscientes de Dios: pues, realmente, Dios todo lo oye, es Omnisciente!” [Al-Huyurat:1]

Tercero: recibir su decreto con complacencia, paciencia y perseverancia. Los buenos modales con Dios en lo referente a Su decreto consisten en que la persona esté complacida, sometida y tranquila con el decreto y el destino que Dios dispuso. Por esta razón, Dios alaba a los pacientes al decir: “Y ciertamente os pondremos a prueba por medio del peligro, del hambre, de la perdida de bienes, de vidas y de frutos [del trabajo]. Pero da buenas nuevas a los que son pacientes en la adversidad que cuando les sucede una desgracia, dicen: “En verdad, de Dios somos y, ciertamente, a Él hemos de volver.” [Al-Baqara:155-156]

Los buenos modales con las personas

www.aroadtohappiness.com

Louis Sidieux

Orientalista francés
La religion de la ética
“No se encuentra en el Corán un solo versículo que no sugiera un amor intenso de Dios. Contiene una insistente incitación a la virtud en las reglas éticas. Contiene un gran llamamiento a intercambiar sentimiento, a ser indulgentes con las injurias, desaconseja la soberbia y la ira, indica que el pecado puede ser mediante el pensamiento y la mirada, incita a cumplir los tratos incluso con los incrédulos, ordena la humildad y la modestia… todos esos pasajes llenos de sabiduría y rectitud son suficientes para establecer la pureza de las bases éticas del Corán. Ciertamente, ha tenido clarividencia con todo.”

Dios ordenó la bondad con la gente, y en especial con los padres, los familiares a los que nos unen lazos de parentesco que debemos mantener y cuidar, y con los vecinos. Dios, alabado sea, dijo: “Y, he ahí, que aceptamos este solemne compromiso de [vosotros,] los hijos de Israel: “No adoraréis sino a Dios; haréis el bien a vuestros padres y parientes, a los huérfanos y a los pobres; hablaréis a la gente de buena manera; seréis constantes en la oración; y gastaréis en limosnas.”Y sin embargo, a excepción de unos pocos, os apartasteis: pues sois gente obstinada.” [Al-Baqara:83]

Y dijo, glorificado sea: “La piedad verdadera no consiste en volver el rostro hacia el este o hacia el oeste piadoso; en verdad, es quien cree en Dios, en el Último Día, en los ángeles, en la revelación y en los profetas. Quien gasta de lo que tiene -a pesar de su apego a ello- en sus parientes, en los huérfanos, los necesitados, los viajeros, los mendigos y en rescatar a otros del sometimiento. Es constante en la oración y paga el impuesto de purificación; y [piadosos en verdad son] los que, cuando prometen, cumplen sus promesas, y son pacientes en la desgracia, en la adversidad y en los momentos de peligro: esos son los que han sido fieles a su palabra, y esos son los que han sido conscientes de Dios.” [Al-Baqara:177]

Y dijo, alabado sea: “Te preguntarán qué deben gastar en los demás. Di: “Lo que gastéis de vuestra riqueza debe ser [primero] para vuestros padres y parientes, para los huérfanos, los necesitados y los viajeros; y todo el bien que hagáis, ciertamente, Dios lo conoce.”” [Al-Baqara:215]

Y dijo, exaltado sea: “Y, aun así, [recordad que] los que se obstinan en negar la verdad son aliados unos de otros; y salvo que actuéis de igual forma [entre vosotros], reinará en la tierra la opresión y una gran corrupción. Y aquellos que han llegado a creer y que han abandonado el ámbito del mal, y que se esfuerzan por la causa de Dios, así como aquellos que [les] dan asilo y ayuda -¡ellos son, precisamente, quienes son creyentes de verdad! Tendrán perdón y una excelente provisión.” [Al-Anfal:73-74]

Y dijo, glorificado sea: “Y adorad [sólo] a Dios y no atribuyáis divinidad, en modo alguno, a nada junto con Él. Y haced el bien a vuestros padres, a los parientes, a los huérfanos, a los pobres, al vecino que es de vuestra gente y al vecino que es un extraño, al compañero que tenéis al lado, al viajero y a quienes estás a vuestro servicio. En verdad, Dios no ama a quienes, llenos de engreimiento, actúan de forma jactanciosa” [An-Nisa’:36]

Y dijo, alabado sea: “Ciertamente, Dios ordena la justicia, hacer el bien, y la generosidad para con el prójimo; y prohíbe la indecencia y todo lo que va en contra de la razón, así como la envidia; os exhorta [con insistencia] para que tengáis [todo esto] presente.” [An-Nahl:90]

Y dijo, exaltado sea: “Tu Señor ha ordenado que no adoréis a nada excepto a Él. Y haced el bien a [vuestros] padres. Si a uno de ellos, o a ambos, les llega la vejez estando contigo, jamás les digas “¡Uf!” ni les riñas, sino háblales [siempre] con respeto, y extiende sobre ellos con humildad las alas de tu benevolencia, y di: ¡Oh Señor mío! ¡Apiádate de ellos, como ellos cuidaron de mí y me educaron siendo niño!” Vuestro Señor es plenamente consciente de lo que hay en vuestros corazones. Si sois rectos, [os perdonará vuestras faltas]: pues, ciertamente, Él es indulgente con los que se vuelven a Él una y otra vez. Y da a los parientes lo que es suyo por derecho, así como al necesitado y al viajero, pero no derroches [tus bienes] sin sentido. Ciertamente, quienes derrochan son hermanos de los satanes -ya que Satán se ha mostrado en verdad muy ingrato con su Señor. Y si tuvieras que apartarte de esos [que están necesitados, porque tú también estás] buscando una gracia de tu Señor que esperas conseguir, al menos háblales con amabilidad.” [Al-Isra’:23-24]

Y dijo, alabado sea: “Así pues, da lo que es suyo por derecho al pariente, al necesitado y al viajero; esto es lo mejor para los que buscan la faz de Dios: ¡porque son ellos, precisamente, los que alcanzarán la felicidad!” [Ar-Rum:38]

Y dijo, glorificado sea: “¡Oh gentes! Sed conscientes de vuestro Señor, que os ha creado de un sólo ente vivo, del cual creó a su pareja y de esos dos hizo surgir a multitud de hombres y de mujeres. Y manteneos conscientes de Dios, en cuyo nombre os reclamáis mutuamente [vuestros derechos], y de estos lazos de parentesco. ¡En verdad, Dios os observa continuamente!” [An-Nisa’:1]

Y dijo, exaltado sea: “¿Es que, acaso, después de dar la espalda [al mandamiento de Dios, preferiríais volver a vuestros antiguos usos, y] sembrar la corrupción en la tierra, y cortar [una vez más] vuestros lazos de parentesco?” [Muhammad:22]

Y dijo, alabado sea: “¿Puede, acaso, igualarse a quien sabe que lo que se ha hecho descender sobre ti por tu Señor es la verdad, con quien está ciego? Sólo quienes están dotados de perspicacia tienen esto presente: los que son fieles a su pacto con Dios y no rompen su compromiso; y los que mantienen unido lo que Dios ha ordenado mantener unido, y sienten temor reverencial por su Señor y temen el funesto ajuste de cuentas [que aguarda a quienes no responden a Él]; y los que son pacientes en la adversidad por anhelo de la faz de su Señor, y son constantes en la oración, y gastan en los demás, en secreto y públicamente, de lo que les proveemos como sustento, y [los que] repelen el mal con bien. Estos son los que encontrarán su culminación en el más allá: jardines de felicidad perpetua, en los que entrarán en compañía de los justos de entre sus padres, sus esposas y su descendencia; y los ángeles accederán a su presencia por cada una de las puertas [y dirán]: “¡La paz sea con vosotros, porque habéis perseverado!” Y, ¡qué excelente esta culminación en el más allá! Pero aquellos que rompen su pacto con Dios una vez establecido [en su naturaleza], y separan lo que Dios ha ordenado mantener unido, y siembran la corrupción en la tierra –su merecido es el rechazo [de Dios], y tendrán una funesta morada [en la Otra Vida].” [Ar-Raad:19-25]

La ética en el Islam no se limita tan sólo a los amigos, a los compañeros, a los allegados y a los vecinos, etc. sino que va más allá ya que existe la ética con el enemigo incluso si es en un estado de guerra. Con ello, la ética en el Islam incluye a todos los seres humanos. Dios, alabado sea, dijo: “Pero [como] el bien y el mal no pueden equipararse, repele [el mal] con algo que sea mejor ¡y, he ahí, que aquel entre el cual y tú existía enemistad [se volverá entonces] como si [siempre] hubiera estado cercano [a ti], un verdadero amigo!” [Fussilat:34]

Dios, ordenó no transgredir incluso contra aquellos que nos combaten. Dijo, Dios, alabado sea: “Y combatid por la causa de Dios a aquellos que os combatan, pero no cometáis agresión pues, ciertamente, Dios no ama a los agresores.” [Al-Baqara:190]

Fíjate en el trato y la ética del Islam con los enemigos combatientes, lo cual vemos reflejado en las órdenes del Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) a sus tropas que salían a combatir por la causa de Dios y a mitigar a los enemigos. Dijo (La paz y las bendiciones sean con él): “No traicionéis, no robéis, no desfiguréis, y no matéis a niños ni a monjes.” (narrado por Ahmad) Es asombrosa esta religión que ordena esta ética con enemigos combatientes. En cuanto, a los no combatientes (incluso si son enemigos), Dios nos anima a tratarlos con bondad y equidad al decir: “En cuanto a aquellos [incrédulos] que no os combaten por causa de [vuestra] religión, ni os expulsan de vuestros hogares, Dios no os prohíbe que seáis amables y equitativos con ellos: pues, realmente, Dios ama a quienes son equitativos.” [Al-Mumtahana:8]

Los buenos modales con los animales

El concepto de los buenos modales en el Islam fue extendido hasta incluir a los animales. El Mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “Una mujer fue castigada por culpa de una gata a la cual mantuvo cautiva hasta su muerte, y así (la mujer) entró al infierno, ya que ni la alimentó ni le dio de beber al retenerla, y tampoco dejó que comiera insectos de la tierra.” (narrado por Al-Bujari)

Thomas Arnold

Orientalista británico
Los creyentes son hermanos
“El ejemplo supremo que buscaba la hermandad de todos los creyentes en el Islam fue un factor que atrajo a la gente con fuerza hacia esta fe.”

Además, Dios ordenó la bondad incluso a la hora de sacrificar un animal. El Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “Ciertamente, Dios ha ordenado la bondad en todo, así que si matáis hacedlo bien, y si sacrificáis hacedlo bien, afilad bien vuestro cuchillo y acomodad bien vuestro animal de sacrificio.” (Narrado por Muslim)

Los buenos modales con la naturaleza

El Islam trajo también la ética incluso con el medioambiente y la naturaleza. Incitó a no derrochar y malgastar los recursos naturales. Dios, alabado sea, dijo: “¡Comed y bebed del sustento que Dios os da y no obréis mal en la tierra sembrando la corrupción!” [Al-Baqara:60]

Y dijo, glorificado sea: “Y no sigáis el consejo de aquellos que cometen toda clase de excesos; los que siembran la corrupción en la tierra en vez de poner orden.”[Ash-Shu’ara’:151-152]

Lo mismo es aplicable a los demás recursos naturales como el agua, etc. a los que el Islam dedica un grandísimo cuidado. Dios, alabado sea, dijo: “¿No ven, acaso, los que empeñan en negar la verdad que los cielos y la tierra formaban [antes] una sola masa, que luego fragmentamos? -¿y [que] hemos hecho a partir del agua todas las cosas vivas? ¿No van, pues, a [empezar a] creer?” [Al-Anbiya’:30]

Y dijo: “Y Dios hace caer agua del cielo, dando vida con ella a la tierra, antes muerta: ciertamente, en esto hay en verdad un mensaje para gente que escucha.” [An-Nahl:65]

Además del Noble Corán, vemos que el Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) animó a su vez a proteger el medioambiente y sus constituyentes, ya que la Sunna está repleta también, de repetidos llamamientos a salvaguardar el medioambiente y limitar así los efectos de fenómenos naturales como la erosión y la desertización. Acerca de ello, el Profeta (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “Tened cuidado de las tres (cosas que traen) maldiciones: defecar en las corrientes de agua, en los caminos y bajo las sombras.” (Narrado por Abu Daúd) y dice (La paz y las bendiciones sean con él): “No hay musulmán que siembre un cultivo o que plante una plantación de la que coma un ave, una persona o un animal excepto que será un acto de caridad.” (Narrado por Muslim) Y dijo (La paz y las bendiciones sean con él): “Si empieza el fin del mundo mientras uno de vosotros está sujetando una semilla en la mano, si puede mantenerse de pie hasta plantarla que así sea.” (Narrado por Ahmad) Y una vez, el Mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) pasó mientras Sa’d realizaba la ablución y le dijo: “¿Qué es ese derroche?” Dijo: “¿Acaso existe derroche en la ablución?” Contestó: “Sí, incluso si es a orillas de un río caudaloso.” (Narrado por Ibn Maya) Y esos fueron los buenos modales que mantuvieron sus compañeros con su entorno natural incluso durante las guerras contra sus enemigos. Pues, Abu Bakr, que Dios esté complacido con él, se dirigió al ejército que lideraba diciendo: “No matéis a niños, ni a mujeres, ni a ancianos, ni taléis árboles fruteros, ni matéis a una oveja ni una vaca excepto para alimentaros, ni derrumbéis edificios habitados, ni arranquéis ni queméis palmeras.” (Narrado por Malik)

www.aroadtohappiness.com

El Príncipe Carlos de Gran Bretaña

Heredero al trono británico
El Islam y el medioambiente
\“No existe en el Sagrado Corán una separación entre la gente y la naturaleza. El mundo islámico contiene los tesoros más grandes de sabiduría y conocimiento dispuestos ante la humanidad.”

Mandamientos éticos

Es digno repasar un número de los mandamientos éticos que se encuentran en el Libro de Dios y en la Sunna de Su Profeta (La paz y las bendiciones sean con él). Entre ellos:

En el Noble Corán:

- Dijo Dios, alabado sea: “Ciertamente, Dios os ordena restituir a sus dueños todo lo que os fue encomendado y que cuando juzguéis entre la gente lo hagáis con equidad. En verdad, Dios os exhorta a algo excelente: ciertamente, Dios en verdad todo lo oye, todo lo ve.” [An-Nisa’:58]

- Y dijo, alabado sea: “Di: “¡Venid, que os comunique lo que Dios os ha prohibido [realmente]: “No atribuyáis divinidad a nada junto con Él; y [no ofendáis contra ellos, sino] tratad bien a vuestros padres; no matéis a vuestros hijos por miedo a la pobreza -[pues] Nosotros os proveeremos de sustento, a vosotros y a ellos; no cometáis actos deshonestos, ya sea públicamente o en secreto; no quitéis la vida -que Dios ha declarado sagrada- a ningún ser humano, excepto en [cumplimiento de la] justicia: esto es lo que Él os ha ordenado para que uséis vuestra razón; no toquéis los bienes del huérfano -sino para mejorarlos- antes de que este alcance la mayoría de edad.” Y [en todos vuestros tratos] completad la medida y el peso, con equidad: [sin embargo,] no imponemos a nadie una carga superior a sus fuerzas; y cuando expreséis una opinión, sed justos, aunque sea [en contra de] un familiar cercano. Y sed [siempre] fieles a vuestro pacto con Dios: esto es lo que Él os ordena, para que lo tengáis presente. Y [sabed] que este es el camino que conduce rectamente a Mí: seguidlo, pues, y no sigáis otros caminos que os hagan desviaros de Su camino. [Todo] esto os ordena Él, para que os mantengáis conscientes de Él.” [Al-Anaam:151-153]

- Y dijo, alabado sea: “No sembréis la corrupción en la tierra después de haber sido puesta en orden. E invocadle con temor y anhelo: ¡ciertamente, la gracia de Dios está siempre cerca de quienes hacen el bien!” [Al-Aaraf:56]

- Y dijo, alabado sea: “Y sé paciente en la adversidad: pues, ¡en verdad, Dios no deja sin recompensa a quienes hacen el bien!” [Hud:115]

- Y dijo, alabado sea: “Y no dejes que tu mano quede atada a tu cuello, ni la extiendas hasta el límite [de tu capacidad], para que no te veas censurado [por los tuyos], o en la indigencia. Ciertamente, tu Señor da el sustento en abundancia, o en medida escasa, a quien Él quiere: en verdad, Él es plenamente consciente de [las necesidades de] Sus criaturas, y los ve a todos. Así pues, no matéis a vuestros hijos por miedo a la pobreza: Nosotros les daremos el sustento a ellos y también a vosotros. En verdad, matarles es un gran pecado. Y no cometáis adulterio -pues, ciertamente, es una abominación y un mal camino. Y no quitéis la vida -que Dios ha declarado sagrada- a ningún ser humano, excepto en [cumplimiento de la] justicia. Por eso, si alguien ha sido matado injustamente, hemos dado potestad al defensor de sus derechos [para exigir la justa retribución]; pero aun así, que no exceda los límites de la equidad al matar [en retribución]. [Y quien haya sido matado injustamente] ¡Ciertamente, cuenta en verdad con ayuda [de Dios]! Y no toquéis los bienes del huérfano -sino para mejorarlos- antes de que este alcance la mayoría de edad. ¡Y cumplid todos los compromisos -pues, ciertamente, [en el Día del Juicio] habréis de dar cuenta de cada promesa que hayáis hecho! Y dad la medida completa cuando midáis, y pesad con una balanza justa: esto será [por vuestro propio] bien, y lo mejor en definitiva. Y no te ocupes de aquello de lo que no tienes conocimiento: ¡en verdad, el oído, la vista y el corazón -todos ellos- habrán de responder por ello [en el Día del Juicio]! Y no camines por la tierra con arrogante presunción: pues, ¡ciertamente, nunca podrás hender la tierra, ni crecer tan alto como las montañas! La maldad de todo esto es detestable a los ojos de Dios: esto forma parte de ese conocimiento del bien y el mal que tu Señor te ha inspirado. Así pues, ¡no pongas junto a Dios a ninguna otra deidad, para que no seas arrojado al infierno, censurado [por ti mismo] y repudiado [por Él]!” [Al-Isra’:29-39]

- Y dijo, glorificado sea: “Y competid entre vosotros por conseguir el perdón de vuestro Señor y un jardín tan vasto como los cielos y la tierra, que ha sido preparado para los conscientes de Dios; aquellos que gastan [en Su causa] en tiempos de prosperidad y en tiempos de estrechez y refrenan su ira, y perdonan al prójimo porque Dios ama a quienes hacen el bien;” [Al-Imran:133-134]

- Y dijo, glorificado sea: “¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! No os burléis unos de otros: puede que esos [de quienes se burlan] sean mejores que ellos; ni las mujeres unas de otras: puede que esas [de quienes se burlan] sean mejores que ellas. Y no os difaméis unos a otros, ni os insultéis con motes [ofensivos]; mala es toda imputación de iniquidad después de [haber alcanzado] la fe; y los que [siendo culpables de ello] no se arrepientan. Pues ésos, precisamente, son los malhechores. ¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! Evitad la mayoría de las conjeturas [sobre otra gente] –pues, ciertamente, una parte de [esas] conjeturas es [en sí] pecado; y no os espiéis unos a otros, ni murmuréis unos de otros. ¿Le gustaría a alguno de vosotros comer la carne de su hermano muerto? ¡Os resultaría repugnante! Y sed conscientes de Dios. ¡Realmente, Dios acepta el arrepentimiento y es dispensador de gracia! ¡Oh gentes! Ciertamente, os hemos creado a todos de varón y hembra, y os hemos hecho naciones y tribus, para que os reconozcáis unos a otros. Realmente, el más noble de vosotros ante Dios es aquel que es más profundamente consciente de Él. Ciertamente, Dios es Omnisciente, consciente de todo.” [Al-Huyurat:11-13]

- Y dijo, exaltado sea, informándonos de lo que dijo el Sabio Luqman a su hijo: “¡Oh mi querido hijo! Sé constante en la oración, ordena la conducta recta y prohíbe la conducta inmoral, y soporta con paciencia lo [malo] que te suceda: ¡esto es, ciertamente, algo que requiere de la mayor determinación! “Y no apartes la mejilla de la gente por soberbia, ni camines por la tierra con arrogancia: pues, ciertamente, Dios no ama a quien, por presunción, actúa de forma jactanciosa. “Así pues, camina con modestia, y baja la voz: pues, ciertamente, la voz más desagradable es la voz [estridente] del asno...”” [Luqman:17-19]

- Y dijo, alabado sea: “Los [verdaderos] siervos del Más Misericordioso son [sólo] aquellos que caminan por la tierra con modestia, y que cuando los ignorantes se dirigen a ellos, responden con [palabras de] paz.” [AlFurqan:63]

- Y dijo, exaltado sea: “Y adorad [sólo] a Dios y no atribuyáis divinidad, en modo alguno, a nada junto con Él. Y haced el bien a vuestros padres, a los parientes, a los huérfanos, a los pobres, al vecino que es de vuestra gente y al vecino que es un extraño, al compañero que tenéis al lado, al viajero y aquienes estás a vuestro servicio. En verdad, Dios no ama a quienes, llenos de engreimiento, actúan de forma jactanciosa” [An-Nisa’:36]

- Y dijo, glorificado sea: “Y fue por una misericordia de Dios, que trataste [Oh Profeta] con suavidad a tus seguidores: porque si hubieras sido severo y duro de corazón, ciertamente, se habrían apartado de ti. Así pues, perdónales y pide perdón por ellos. Y consulta con ellos en todos los asuntos de interés público; luego, cuando hayas tomado una decisión, pon tu confianza en Dios: pues, ciertamente, Dios ama a quienes ponen su confianza en Él.” [Al-Imran:159]

En la Sunna Profética:

Si nos remitimos al jardín frondoso de la Sunna profética encontraremos que contiene numerosos árboles de la fe de los cuales podemos tomar frutas maduras de altos modales y principios virtuosos. Entre ellos:

El Mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “Le ha sido prohibido al fuego del infierno todo aquel que sea afable, manso, dócil, cercano a la gente” (narrado por Al Tirmidhi)

Y dijo a uno de sus compañeros: “Ciertamente tienes dos cualidades amadas por Dios: la imperturbabilidad y la quietud.” (narrado por Ahmad)

Y dijo también: “No os privaré de cualquier bien que tenga, y a quien tenga pudor Dios les hará pudorosos, a quien se contente Dios le dará abundancia, a quien tenga paciencia Dios le dará paciencia, y a nadie le ha sido otorgado un favor mejor y más grande que la paciencia.” (narrado por Muslim)

El Mensajero de Dios (La paz y las bendiciones sean con él) dijo: “La riqueza no consiste en la abundancia de las posesiones, sino que es la riqueza del espíritu.” (narrado por Al-Bujari)

Y dijo: “El hombre tenaz no es (quien lo demuestra) con la lucha, sino que el tenaz es quien se controla a sí mismo en el momento de su ira.” (narrado por Al-Bujari)

Y dijo: “No agradece a Dios quien no agradece a la gente.” (narrado por Ahmad)

Y dijo: “Dios me ha revelado que tengamos humildad y que no seamos injustos los unos con los otros.” (narrado por Ibn Maya)

Y dijo: “Todo acto de bondad es un acto de caridad, y parte de la bondad es recibir a tu hermano con buena cara o vaciar tu cubo de agua en su recipiente (para darle de beber).” (narrado por Al-Tirmidhi)

Al final encontraremos que la relación entre la verdadera felicidad y los modales más sublimes es una relación fuerte, afianzada e indisoluble. Los buenos modales son la fuente única de la felicidad para los seres humanos. Sin ellos nunca habrá felicidad, ni cosechará el ser humano en su vida nada excepto la decepción, pesar, sufrimiento, desaliento y sordidez. Por ello, la felicidad es uno de los incentivos más importantes que impulsan al ser humano hacia la cortesía y la ética, ya que sabe sin duda alguna que sin los buenos modales no logrará ni un momento de verdadera felicidad, ni un día de tranquilidad de espíritu y de amenidad.

  - Pertenecientes de "Los Diálogos de la Feclicidad"
  - Pertenecientes de la novela
  - Pertenecientes de los libros
  - Pertenecientes de los videos
Evangelio de Mateo