face
.
   

Pruebas de la divinidad de Dios, alabado sea

Pruebas de la divinidad de Dios, alabado sea

Pruebas de la divinidad de Dios, alabado sea.

El Antiguo Testamento

No hay deidad excepto Dios
“Así dice Jehová, Rey de Israel y su Redentor, Señor de los ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios.” [Isaías 44:6]

Una vez que las disposiciones sanas y las mentes sensatas admiten que este universo tiene un Señor, que las criaturas tienen un Creador, y coincidan en su Señorío y se someten sólo ante Él, Glorificado y exaltado sea, entonces, están proclamando explícitamente que Él, alabado sea, es Único en su divinidad, sin rival ni copartícipe en ella. Las pruebas de esta realidad son claras y manifiestas, y entre ellas citamos:

¿Es posible que el universo tenga dos dioses?

s mentes no tienen más remedio que admitir la existencia de un Único Dios. Si suponemos hipotéticamente que existiesen dos dioses, entonces la pregunta es: ¿Qué ocurre si difieren, se contradicen, y cada uno de ellos quiere cumplir su voluntad mientras que el otro quiere lo contrario? En ese caso, uno de ellos se sobrepondrá necesariamente al otro, y este último se convertirá en un dios incapacitado. ¿Y acaso puede haber un dios incapacitado? Por lo tanto, lo cierto es que Dios es Uno. Por ello dice, alabado sea: «Jamás ha tomado Dios para Si descendencia alguna, ni ha existido deidad alguna junto con Él: pues, [de haber existido,] ciertamente, cada deidad se habría llevado lo que hubiera creado, y sin duda habrían [intentado] dominarse unas a otras. ¡Infinita es la gloria de Dios!, [muy] por encima de cuanto los hombres conciban por definirle, conocedor de lo que no perciben y de aquello que perciben. Y Él es, por tanto, sublimemente excelso por encima de lo que Le adscriben.» [Al-Muminun:91-92]

Dios no es incapaz

Es inaudito que uno adore a alguien incapacitado, que carece de fuerza y poder, que no posee el dominio de los cielos y la tierra, que ni ha creado ni creará nada, que no posee para sí mismo, ni mucho menos para los demás, beneficio ni perjuicio, ni vida ni muerte, ni resurrección. Dios, alabado sea, dice: «Bendito Aquel que ha hecho descender sobre Su siervo el Criterio para que sirva de advertencia a todo el mundo: Aquel de quien es el dominio sobre los cielos y la tierra, y que no engendra descendencia, que no tiene asociado en Su dominio y Él es quien crea cada cosa y determina su naturaleza conforme a [Su] designio. No obstante, eligen adorar, en lugar de Él, deidades [imaginarias] que nada pueden crear ya que ellas mismas han sido creadas, y no tienen poder para apartar de sí mismas el daño ni para atraerse beneficio, y no tienen poder sobre la muerte, ni sobre la vida, ni sobre la resurrección.» [Al Furqan:1-3]

De ser como dicen los incrédulos, que existen otras deidades con Dios -adoradas para acercarnos a Él- e intermediar ante Él, esas propias deidades objeto de adoración lo adorarían a Él y Le suplicarían a Él. Dios, alabado sea, dice: «Di: “Si existieran [otras] deidades junto con Él, -como afirman- sin duda ellas tendrían que buscar un camino al Señor del Trono.” ¡Infinita es Su gloria, y Él está inconmensurablemente exaltado por encima de lo que dicen!» [Al-Isra:42-43]

En realidad Dios es Uno y Único, no ha engendrado ni ha sido engendrado, y no tiene semejanza alguna.

Dichos seres objetos de adoración no poseen nada y carecer de poder. Dice, alabado sea: «Di: “Invocad a esos [seres] a los que imagináis como asociados junto con Dios: no tienen ni el peso de un átomo en los cielos ni en la tierra, ni participan en ninguno de los dos, ni tiene Él entre ellos ningún ayudante.” Y no valdrá más intercesión ante Él que la de aquel que obtenga Su venia.» [Saba:22-23]

www.aroadtohappiness.com

William Herschel

Filósofo y astrónomo británico
La unicidad de Dios
Según se expande el ámbito de las ciencias, se confirman y multiplican las pruebas acerca la existencia de una sabiduría creadora omnipotente. Geofísicos, biólogos y matemáticos están preparando con sus esfuerzos y sus descubrimientos todo lo necesario para edificar un templo de las ciencias que exalte la palabra del Creador.”

Es decir, di a quienes asocian con Dios otras criaturas que no benefician ni perjudican, estableciendo la incapacidad de éstas y la nulidad de su adoración: convocad a aquellos a quienes adscribís a Dios como asociados y veremos si vuestra invocación os beneficia en algo. En ellos se cumplen todos los requisitos y aspectos de incapacidad y de no responder a vuestras súplicas. No poseen ni el más mínimo dominio. No poseen ni siquiera el peso de un átomo en los cielos y la tierra ni de forma independiente ni de forma compartida. Esos dioses que inventasteis no poseen porción alguna de los cielos y la tierra. Ni la más mínima posesión, ni incluso por asociación. Y por ello, sólo queda decir: puede que sean ayudantes de Quien realmente posea. Ministros en Su reino. Y por ello, su invocación conlleva beneficio, ya que, al necesitarlos el Rey, ellos pueden cumplir los deseos de quienes están subordinados a ellos. Pero Dios niega esta categoría diciendo: {Ni tiene Él} Es decir: Dios, el Único, el Absoluto Dominante. {entre ellos} Es decir: de entre los seres adorados. {ningún ayudante} Es decir: asistentes y agentes que Lo ayuden para administrar Su Dominio.

Un único órden… un único Dios

Contemplar este universo, y su transcurrir de un modo unificado, preciso, ordenado, de manera perfecta e inimitable, ciertamente indica que es la obra de un Dios, Único, Omnisapiente y Omnipotente, que dice, alabado sea: «Y vuestro Dios es el Dios Único: no hay deidad sino El, el Más Misericordioso, el Dispensador de Gracia. Ciertamente, en la creación de los cielos y de la tierra, en la sucesión de la noche y el día: en las naves que surcan el mar con lo que es de provecho para el hombre: y en las aguas que Dios hace descender del cielo, dando vida con ellas a la tierra, antes muerta, y haciendo que se multipliquen en ella toda clase de criaturas: en la variación de los vientos, en las nubes sujetas a su curso entre el cielo y la tierra: [en todo eso] hay señales para gentes que usan su razón.»[Al-Baqara:163-164]

Toda esta armonía, precisión y orden que mantienen toda la vida sin que dejar de funcionar o interrumpirse ni un sólo segundo, lo cual llevaría a la destrucción del mundo. Todo ello, no puede ser obra de otro que no sea Dios. ¿Acaso no es Él solo sin coparticipes Quien ha creado esta obra maestra de creación y dominio? ¿Acaso no indica ello de forma clara e innegable para toda persona razonable la imposibilidad de existir dos dioses?

Dijo Dios, alabado sea: «Si hubieran existido en el cielo o en la tierra deidades aparte de Dios, sin duda ambos [reinos] habrían caído en el caos. Así pues, exaltado sea Dios, el Señor del Trono, por encima de lo que describen.»[Al-Anbiya:22]

www.aroadtohappiness.com

Platón

Filósofo griego
El objetivo supremo
“Este mundo nos parece de esta forma,en la que nada es fruto de la casualidad.Más bien, cada parte de él se dirige a un objetivo y ese objetivo se dirige a un objetivo más elevado, y así hasta llegar al último ,único y singular objetivo.”

En otras palabras, si existiesen en los cielos y la tierra dioses aparte de Dios se habrían corrompido y se habrían corrompido los seres que contienen. Puesto que, el mundo, tal y como lo vemos, está en un estado óptimo de orden, sin que en él haya ningún defecto, ni falta, ni incoherencia, ni contradicción. Esto indica que, Quien lo gestiona, su Señor y su Dios, es Uno. Si tuviera dos gestores, dos señores o dos dioses o más, se rompería su equilibrio, y se vendría abajo. Ambos dioses se contradecirían y se contrariarían. Si uno quiere administrar una cosa mientras que el otro quiere la inexistencia de dicha cosa, sería imposible que se cumplan sus voluntades a la par. Y si se cumple la voluntad de uno y no del otro, ello indica la incapacidad de este último. Y su coincidencia en toda voluntad es imposible. Y con ello se establece que el Absoluto Dominante cumple Su voluntad en solitario, sin rival ni contendiente. Es Dios el Único, el Absoluto Dominante.

www.aroadtohappiness.com
El Antiguo Testamento
El Señor es Uno
“El Señor es Dios, no hay otro fuera de él” [Deuteronomio 4:35] “Yo soy el Señor, y no hay otro.” [Isaías 45:5]

El monoteísmo es la religión de todos los profetas

Los profetas y mensajeros -desde Adán, que la paz sea con él, hasta Noé, Abraham, Moisés, Jesús y llegando a Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con todos ellos-, siendo ellos quienes son, con la infalibilidad de su ser, la perspicacia de sus mentes, la veracidad de sus palabras, su fidelidad a la hora de hacer llegar la revelación, su cordura y su acierto, coinciden todos ellos en la unicidad de Dios, glorificado y alabado sea, y en que no hay deidad excepto Dios, Quien dice, alabado sea: «Y antes de ti no mandamos a ningún enviado sin haberle revelado que no hay más deidad que Yo, [y que,] por lo tanto, habréis de adorarme [sólo] a Mí.» [Al-Anbiya:25]

El Nuevo Testamento
Dios es Uno
““Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.”” [Mateo 4:10 y Lucas 4:8] “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesús el Mesías, a quien tú has enviado.” [Juán 17:3]

Y dijo, glorificado sea, acerca de Noé, que la paz sea con Él: «Ciertamente, enviamos a Noé a su gente, y dijo: “¡Pueblo mío! ¡Adorad sólo a Dios: no tenéis más deidad que Él. En verdad, temo por vosotros el castigo de un Día terrible.”»[Al-Araf:59]

Y dijo, glorificado sea, acerca de Noé, que la paz sea con Él: «Y dijo el Mesías: “¡Oh hijos de Israel! ¡Adorad [sólo] a Dios, mi Señor y también vuestro Señor!” Ciertamente, a quien atribuye divinidad a otro ser junto con Dios, a ese Dios le vedará al paraíso y tendrá por morada el fuego; ¡y tales malhechores no tendrán quien les auxilie!» [Al-Maida:72] «Di: “Sólo me ha sido revelado que vuestro Dios es un solo Dios: ¿no vais, pues, a someteros a Él?” » [Al-Anbiya:108]

Por consecuente, lo más digno para las mentes acertadas es seguir a los profetas y unificar a Dios, alabado sea, y creer en Él como Dios y Señor, para lograr con ello la felicidad en esta vida y en la otra. Dios, alabado sea, dice: «Y a todo aquel -sea hombre o mujer- que haga buenas obras, y además sea creyente, le haremos vivir una buena vida; y, ciertamente, concederemos a esos su recompensa con arreglo a lo mejor de sus acciones.» [Al-Nahl:97]

Así pues, las buenas obras junto a la creencia correcta tienen como recompensa una vida buena en esta vida. Ello no conlleva necesariamente que sea llena de placeres, confortable, fácil, y económicamente rica. Puede que reúna todo eso, pero puede ser una vida buena sin dinero y sin riquezas. La vida tiene muchas otras cosas que la hacen buena, aparte del dinero. Está el nexo con Dios, la confianza en Él, el sosiego bajo Su cuidado y Su complacencia. En ella encontramos la salud, la tranquilidad, el contento, la bendición, la calma de las viviendas, el amor de los corazones, la alegría de las buenas obras y sus efectos sobre la consciencia y sobre la vida. El dinero no es más que un elemento y un adorno de la vida: « Los bienes y los hijos son un adorno de esta vida: pero las buenas obras, cuyo fruto perdura siempre, tienen mucho mayor mérito ante de tu Señor, y son una fuente mucho mejor de esperanza.» [Al-Kahf:46]

www.aroadtohappiness.com

Cat Stevens

Cantante británico
La guía de la felicidad
“No conocía la felicidad antes. Pero desde que empecé a leer el Corán me pregunté y reflexioné: ¿Por qué va la gente sin objetivos en la vida mientras que la guía y la luz están justo delante suya.”

Cuando el corazón se aferra a aquello que es mejor, más puro y más duradero ante Dios, entonces la felicidad y la buena vida cobran un significado totalmente nuevo.

Si el ser humano insiste en negarse e ignorar esto, entonces habrá querido para sí caminos de tristeza y miseria en los cuales andará incesantemente a la deriva. Estará sumergido en las tristezas y las penas que destrozaran su corazón. Perdido y confuso. Dios, alabado sea, dice: « Y a quien Dios quiere guiar, le abre el pecho a la sumisión [a Él]; y a quien Él quiere dejar en el extravío, hace que su pecho se cierre y se constriña, como si estuviera ascendiendo en el cielo.» [Al-Anaam:125]

Quien unifique a Dios sin asociar nada con Él encontrará que su corazón se abre y experimenta sosiego y tranquilidad. Y quien Dios abandona en el extravío hace que su corazón se cierre y apriete con penas y tristezas. Nos refugiamos en Dios de todo ello. Ésta es la parábola de quien cree y unifica a Dios, y de quien asocia a dioses con Él y se extravía. Dios nos da otro ejemplo diciendo: « Dios presenta una parábola: Un hombre que tiene por amos a varios socios, que están en desacuerdo entre sí, y un hombre que depende solo de una persona: ¿pueden esos dos ser considerados iguales en su situación? [No,] la alabanza es debida por entero a Dios: pero la mayoría no lo entienden.» [Az-Zumar:29]

www.aroadtohappiness.com
El suicidio y la religión
Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (WHO), Dr. José Manuel y la investigadora Alessandra Fleishman en su investigación científica para a las Naciones Unidas titulada (Una perspectiva global sobre la epidemiología del suicidio), dicen: “La tasa del suicidio en los países musulmanes se acercan a cero. La razón detrás de ello es que la religión islámica prohíbe fuertemente el suicidio.”
www.aroadtohappiness.com

El incrédulo que asocia a otros con Dios, es igual que un hombre bajo el mando de muchos hombres de modales y naturalezas ásperos. Uno le manda venir, otro le manda sentarse, un tercero le manda levantarse; mientras él está confuso, sin encontrar comodidad ni para su cuerpo, ni para su consciencia y su alma. Quien unifica a Dios es un hombre que depende sólo de un único hombre. Quien le ordena y le prohíbe es uno, ¿Acaso pueden ser equivalentes ambos casos? Por lo tanto, la alabanza y la gratitud más completa y abundante son para Dios, alabado sea. Un Único Señor, un Único Dios sin igual. En cuanto a quienes no entienden, viven en la miseria del conflicto interno del que padecen; en la tristeza, la inquietud y la confusión; en la turbación, perplejidad, e incluso, el suicidio que lo acompañan.